Tras casi cinco años de debate, hype y una pizca de humo, la 3GPP ha congelado, por fin, el estándar que definirá la tecnología 5G.

Ahora, los operadores, fabricantes de modems y empresas de equipamiento de redes inician la fase final hacia el 5G. Durante los próximos meses se producirán los primeros despliegues de red, serán presentados los primeros microprocesadores compatibles y llegarán algunas ofertas comerciales por parte de los propios operadores.

Un 5G "real"

En diciembre de 2017, la 3GPP aprobó la variante non-standalone del 5G. Esta, como su propio nombre indica, no opera de forma independiente, sino que toma apoyo de las redes 4G LTE ya implementadas por los operadores —y mejora sus prestaciones actuales—.

La llegada del estándar 5G standalone, en cambio, sí permitirá articular redes y servicios sin la intervención o el apoyo de las redes 4G. La versión non-standalone, por lo tanto, se puede considerar como un paso intermedio hacia el estándar definitivo que, ahora sí, ha sido congelado por la 3GPP.

Arranca (otra vez), el dividendo digital y la subasta de frecuencias

José María Álvarez-Pallete (Presidente, Telefónica S.A.)

Con la congelación del estándar definitivo y el año 2020 cada vez más cerca, todos los actores del sector comienzan a dar los primeros pasos hacia la oferta comercial del 5G.

En España, el Gobierno anunció un plan inicial para el despliegue y la licitación de frecuencias a primeros de año. El primer paso se completó el pasado mes de mayo, cuando comenzó el proceso de subasta y licitación de la banda de 3,5 GHz.

Europa presiona y pone la vista en el año 2020. Todos quedan a la espera del espectro y su disponibilidad.

Sin embargo, a lo largo de los próximos meses deberán licitarse muchas más frecuencias, entre ellas la de los 700 MHz, ocupada actualmente por la televisión digital terrestre (TDT). El valor de esta banda es mayúsculo, pues ofrece unas prestaciones muy interesantes respecto al resto de bandas utilizadas para la conectividad 5G.

El proceso será, en parte, similar al del 4G y la subasta de los 800 MHz, una banda que suscitó mucho interés entre los principales operadores del país y causó el primer "dividendo digital".

En estas nuevas licitaciones competirán los cuatro grandes grupos del país: Vodafone, Orange, Telefónica y MásMóvil. Todos ellos llevarán a cabo cuantiosas inversiones —aún por definir— para el levantamiento de la nueva red. Sin embargo, existen diversas dudas sobre los planes de amortización y la rentabilidad de la inversión.