Vodafone, el operador de origen británico, duplicará la velocidad de descarga de todas sus ofertas de fibra óptica.

Los clientes que actualmente disfrutan de 50 Mbps, pasarán a contar con un ancho de banda de 100 Mbps; los de 120 Mbps, pasarán a 240 Mbps; y los que cuentan con 300 Mbps, verán su ancho de banda elevado hasta los 600 Mbps. La única modalidad que no verá su velocidad incrementada es la de 1 Gbps (por razones técnicas).

El aumento de velocidad se hará de forma progresiva a partir del mes de julio, según explica Europa Press. No tendrá ningún coste adicional y se ofrecerá tanto a los clientes existentes como a los futuros abonados.

Movistar y Orange, los dos mayores rivales de la operadora roja en España, también realizarán un movimiento similar durante las próximas semanas.