Uber está cogiendo carrerilla en España. Desde su llegada a Madrid hace algo más de 3 años a la capital, la pregunta sobrevolaba todas las conversaciones con la tecnológica: ¿cuándo se expandirían por el resto de capitales de país? Por lógica y concentración, Barcelona era el paso lógico para Uber. Finalmente, en marzo de este mismo año, Uber anunciaba su estreno en Barcelona, justo unos días después de que Ada Colau diese inicio a una normativa de control de las licencias VTC en la zona Metropolitana. El motivo de esa expansión se explicaba por un aumento paulatino de las licencias VTC en España, fruto de la aprobación creciente de los permisos bloqueados en las instancias legales. Ahora, con 60.000 licencias a las puertas, la densidad de mercado se ha considerado suficientemente positiva como para ampliar operaciones.

Precisamente ese el motivo, por el aumento de las licencias, Uber ha anunciado una nueva ampliación de su servicio. Aprovechando la época estival en España, una de las épocas con más flujo de turistas nacionales e internacionales, con unos 12 millones al año, la tecnológica se expandirá por Málaga, Torremolinos, Benalmádena, Fuengirola, Mijas y Marbella antes de junio de este mismo año. Según ha anunciado Reuters, abordará el sector de la Costa del Sol en pocas semanas bajo la marca UberX; esa misma que sustituyó a UberPoP en su momento. Desde Uber confirman que "antes de verano uberX llegará a la Costa del Sol. Nuestro objetivo es convertirnos en un aliado clave de la región y el sector turístico local para que la Costa del Sol siga escalando posiciones entre los principales destinos turísticos europeos".

La decisión del Consejo de Ministros: aprobado el Decreto Ley que blinda a los taxistas

En el horizonte queda otra cuestión. El sector de transporte en total se encuentra a la espera de la resolución del Tribunal Supremo que habría de decidir si la normativa que regula el transporte en ciudades se considera monopolística o no. En la línea de esta sentencia, también se ha aprobado el Decreto Ley que blinda la regulación del taxi; dejando desierta la decisión del Tribunal Supremo, muy probablemente a favor de la CNMC y, por lo tanto, de Uber y Cabify en su total.