Rusia quiere forzar la marcha de los acontecimientos para que el bloqueo de Telegram en el país se haga notar de manera mínima. Ante una situación que no saben cómo abordar, solicitan de nuevo a Apple retirar la aplicación del App Store en el plazo de un mes para impedir su descarga.

Esta medida responde a una situación de impotencia por parte del Roskomnadzor, el organismo de censura ruso causante de esta situación, que ha visto sus esfuerzos traducidos en infructuosos resultados con el paso de las semanas. Pese a que el servicio se encuentra bloqueado desde el pasado mes de abril, su uso sigue realizándose de manera normal en la mayoría de las ocasiones, tal y como contaron a este medio distintos habitantes del país.

Una situación ridícula

Desde que un tribunal de Moscú decidiera dar luz verde al bloqueo han sido varias las acciones que se han seguido por parte de los organismos de gobierno de Rusia, dando resultados todos ellos no solo inapreciables, sino tremendamente nefastos para la población. Ni el bloqueo de millones de direcciones IP (que conllevó que servicios como PSN, Twitch o YouTube dejasen de funcionar) ni el de decenas de VPN parecen estar surtiendo un efecto real en el bloqueo de la aplicación de Pavel Durov.

En la actualidad se han conseguido interrumpir entre un 15 y un 30 por ciento de las operaciones, según el Roskomnadzor, aunque los datos reales podrían distar de la versión oficial. Desde Rusia exigen, por tanto, la eliminación de Telegram de la tienda de aplicaciones de Apple, así como que esta deje de enviar notificaciones push a los usuarios que ya tengan la app instalada en el plazo de un mes. El organismo regulador no ha especificado cuáles serán las consecuencias de no cumplir unos requerimientos a los que, a priori, parece complicado que la tecnológica californiana se doblegue.