No es ningún secreto que los coches autónomos son una de las grandes apuestas para el futuro.

La carrera por mejorar la conducción autónoma ha llevado a diversos fabricantes de vehículos a realizar alianzas con tecnológicas, como la de Volkswagen y Google, Waymo y Jaguar, Audi y Airbus, o bien, con gobiernos, como en España con la Dirección General de Tráfico (DGT) con Mobileye.

Durante un evento en San Francisco (Estados Unidos) este miércoles, la startup Mapbox Inc. ha anunciado una nueva alianza con Microsoft Corp., Intel Corp. y ARM de Softbank Group Corp. para impulsar la provisión de mapas en coches autónomos.

A diferencia de las populares Waze, Google Maps o HERE Technologies de Alphabet, Mapbox no es una aplicación de mapas. Es una plataforma de mapeo de código abierto que diseña mapas por encargo. Entre sus clientes se encuentran sitios web y apps como Foursquare, Pinterest, Evernote, Financial Times, EThe Weather Channel, Instacart, Snap Inc. y Uber.​

Ahora, su nueva apuesta es proporcionar herramientas a los desarrolladores de software para vehículos autónomos. "Nuestro objetivo principal ha sido hacer mapas para humanos", dijo Eric Gundersen, CEO de Mapbox, en entrevista a Reuters.

Sin embargo, añadió el ejecutivo, los mapas para coches autónomos son leídos por el sistema de los vehículos, por lo que requieren de información aún más detallada. Es ahí en donde sus nuevos socios le ayudarán a mejorar sus productos.

Con Microsoft, mejorará su software que sirve tanto para que un móvil como la computadora de un coche puedan ver una carretera conforme el vehículo avanza. El objetivo es que los conductores puedan visualizar eventos en tiempo real, como cambios en el límite de velocidad.

Posteriormente, separará algunos de los datos captados por la cámara y los enviará al servicio de cómputo en la nube de la tecnológica de Redmond, Azure, para que los datos sean procesados ​​por servidores. Con esto, mejorarán los algoritmos que ayudan a los coches autónomos a conducir.

  • ARM

Por otro lado, el diseñador de chips británicos ARM le ayudará a Mapbox a optimizar su software de visión autónoma. Para ello, trabajarán en que los procesadores de ARM puedan identificar carriles, peatones y señales de tránsito aún más rápido.

Finalmente, Mapbox trabajará por separado con Mobileye, la subsidiaria de Intel dedicada a la conducción asistida.

La empresa con sede en Israel está desarrollando su propia base de datos sobre características de las carreteras, la cual está almacenada en la nube. En tanto, Mapbox ha creado un software para los coches que transmite los datos de Mobileye sin usar el ancho de banda de datos móviles.

Con este sistema, los vehículos podrán ir visualizando de forma constante un mapa de hasta 200 metros delante de ellos, proporcionando una copia de seguridad clave para los sensores a bordo del automóvil.

A través de estas alianzas, Mapbox busca crecer sus productos en el mercado de los coches autónomos, los cuales son una de las mayores apuestas y carreras del momento entre las tecnológicas más grandes de todo el mundo.