Instapaper colgará mañana el cartel de "Cerrado" para todos sus usuarios de la Unión Europea. El Reglamento General de Protección de Datos (GDPR, por sus siglas en inglés), que está siendo la comidilla del patio virtual en estos días, comienza a ser de obligada aplicación a partir de mañana, día 25 de mayo, y la popular plataforma de guardado de enlaces para su posterior lectura es una de sus víctimas.

Un comunicado emitido mediante correo electrónico a sus usuarios avisa de que el servicio dejará de estar disponible de manera temporal a partir de mañana mismo, lo cual ha pillado por sorpresa a todos aquellos que hacen uso habitual del mismo. Aunque no se dan detalles acerca del motivo exacto del cese de la actividad, lo más probable es que una mala planificación haya llevado a la imposibilidad de cumplir a tiempo con las exigencias europeas, quedando expuestos así a una cuantiosa multa.

A partir del 24 de mayo de 2018, el acceso al servicio Instapaper no estará temporalmente disponible para los residentes en Europa, ya que seguiremos realizando cambios a la luz del Reglamento General de Protección de Datos (GDPR), que entrará en vigencia el 25 de mayo de 2018. Pedimos disculpas por cualquier inconveniente, y tenemos la intención de restablecer el acceso lo antes posible.

La semana del GDPR

A pesar de que el nuevo Reglamento lleva ya dos años vigente, no es hasta mañana cuando su obligación será requerida de manera efectiva bajo, como se ha mencionado, cuantiosas multas. Concretamente, las cantidades establecidas para las compañías que no cumplan con los requisitos a partir de entonces podrán ser de 20 millones de euros o del 4 por ciento de su facturación anual, eligiendo en cualquier caso la que sea mayor de las dos.

Resulta natural, por tanto, que Instapaper eche el cierre, aunque es inexplicable que no hayan podido poner sus papeles en orden en todo este tiempo. Las principales compañías tecnológicas ya han movido ficha en los últimos días, viendo progresos en este sentido por parte de empresas como Google, Facebook o Apple para dar a los usuarios un mayor control sobre los datos que proporcionan y cómo son estos utilizados.