Ibiza es una de las producciones propias de Netflix que se estrenarán este mes en la plataforma y parece que no lo hará sin polémica. La producción, que narra las vacaciones de unas jóvenes estadounidenses en la popular isla balear, ha hecho sonar las alarmas en el órgano de gobierno del territorio al mostrar una imagen que no consideran fiel a la realidad.

La película ya cuenta con su primer tráiler y, tras su visionado, es fácil entender las razones por las cuales este filme no agrada al director de Turismo de Ibiza, que ha afirmado a EFE que lo único que pretende la producción es "aprovecharse del nombre de Ibiza sin que ni siquiera se haya rodado en la isla". Y es que este es otro de los puntos controvertidos de esta cinta, ya que tras haberle sido denegado el permiso a la productora para grabar en suelo ibicenco se optó como localización de grabación por Croacia.

Según declaran desde el organismo de Turismo, la película “perpetúa los peores estereotipos de la isla” pues, como se aprecia en el tráiler, la trama tendrá a la fiesta y las salas de ambiente como principales protagonistas. Aunque desde el Consejo no son ajenos a esta importante vertiente de Ibiza, aseguran que hay mucho y que la realidad de la zona no se ve reflejada en un filme que ha sido calificado por su parte como un "fraude".

Netflix y la polémica en España

No es la primera vez que Netflix y España se encuentran en la polémica. A pesar de que la plataforma de contenido en streaming goza de buena fama en el territorio, las campañas publicitarias de la compañía han apelado a la controversia en más de una ocasión para provocar un impacto mayor en la población y garantizar su difusión de una manera más efectiva.

https://hipertextual.com/juno/netflix-black-mirror-comparacion-espana-video

Todos nos acordamos del gigantesco cartel instalado en plena Puerta del Sol que rezaba, con doble sentido, "Oh, blanca Navidad" para promocionar su alabada producción Narcos. Más recientemente, también hemos podido ver alusiones directas al Gobierno español con la promoción de la distópica Black Mirror o un también enorme rótulo en el centro de San Sebastián para promocionar su serie Fe de etarras que levantó ampollas entre algunos sectores de la Guardia Civil.