El negocio del alquiler de pisos para estudiantes se está convirtiendo en una rama emprendedora de lo más lucrativa. Ya sea con origen internacional o nativo, el aumento del precio de los alquileres en las grandes urbes, auspiciado por el crecimiento de la actividad de tecnológicas como Airbnb, ha provocado un interés creciente por parte de los inversores en el sector del ladrillo. Principalmente del alquiler de los mismos. La nueva burbuja del ladrillo se acerca con otro disfraz.

Sea como fuere, la última en sumarse a la lista es AR. De origen holandés y creada en 2009 por Niels Van Deuren, la compañía acaba de cerrar su tercera ronda de financiación. 6 millones de euros, que se suman a los 7 de rondas previas. Con expansión en 500 ciudades en todo el mundo, las últimas rondas se han centrado principalmente en aumentar la presencia de la compañía en Europa y Estados Unidos.

Centrados, principalmente en la actividad de buscar alojamiento para extranjeros, estudiantes internacionales o nómadas digitales, la realidad es que la apertura de las fronteras académicas ha ayudado a este tipo de compañías.

Del grupo BlaBlaCar

Con un histórico de inversores que se ha centrado demasiado en el sector del ladrillo, como Real Web, la entrada de fondos tecnológicos siempre supone un valor añadido para compañías que quieren entrar en mercados relevantes.

Sim embargo, ha sido la última ronda la que ha dado un inversor que ya estuvo interesado en algunas de las compañías que forman parte del escaso elenco de unicornios europeos. Vostok New Ventures, uno de los fondos suecos con más proyección internacional, ya tuvo el papel de invertir en un BlaBlaCar que solo apuntaba a maneras en el sector de los viajes compartidos. Junto a la tecnológica francesa, Vostok también ha participado en Avito y Gett con rondas previas.

Foco en España, el territorio de Spotahome

Estancias medias de tres meses centrados en Barcelona, Madrid y Valencia. 60.000 anuncios de alojamiento y un crecimiento del 230% en el total de 2017. Esta es la carta de presentación para HousingAnywhere en su proyecto para crecer en España tras la ronda de financiación que acaban de cerrar. Un territorio que, junto a Europa del este consideran vital.

Sin embargo, no son los únicos que juegan en el sector del alquiler de pisos para estudiantes. De la mano de la familia Pierre, donde podemos encontrar al fundador de Glovo, también está Badi. La herramienta para buscar compañeros de piso y, por extensión, un piso. También con rondas de financiación millonarias, la compañía de Carlos Pierre ha logrado encontrar su hueco en el mercado de los alquileres sin apenas lograr ingresos en cuentas.

Por otro lado, y dejando al margen a los perfiles tradicionales de alquileres, también está Spotahome. Alejandro Artacho, junto a sus rondas de inversión, también ha conseguido enfocarse en el sector del alquiler para jóvenes y mucho más concretamente a los estudiantes. Una vez centrados en el sector, la compañía española decidió crecer a base de compras. Fue en marzo de este mismo año cuando Spotahome se hizo con el 100% de Erasmusu para abordar el negocio de los estudiantes internacionales de carácter temporal. Precisamente el mercado que quiere conquistar HousingAnywhere en España.