Holanda, el primer país europeo que deja de usar Kaspersky por seguridad

- May 15, 2018 - 3:01 (CET)

La decisión holandesa sigue a la prohibición del los Estados Unidos sobre el uso del software de Kaspersky en sus agencias gubernamentales.

Pixabay

Las puertas se le siguen cerrando a Kaspersky Lab. En un nuevo golpe para la firma de ciberseguridad rusa, esta vez ha sumado otro frente en Holanda.

El Gobierno holandés ha anunciado este lunes 14 de mayo que ha decidido dejar de usar el software de Kaspersky Lab como una medida de precaución. También informó que está asesorando a las empresas involucradas en la protección de servicios vitales para que hagan lo mismo.

La decisión fue dada a conocer por el ministro de Justicia del país, Ferdinand Grapperhaus. En una carta enviada al Parlamento holandés, según recoge Reuters, indicó que el ofensivo programa cibernético del gobierno ruso apunta, entre otros, a los intereses holandeses.

Además, señala que dado que está sujeta a las leyes rusas, podría ser obligada a cumplir con los intereses estatales de Rusia, es decir, compartir información sensible.

"El gabinete ha llevado a cabo una revisión y análisis independientes y ha tomado una decisión cuidadosa sobre esa base", dijo Grapperhaus, y agregó:

Aunque no se conocen casos concretos de uso indebido en los Países Bajos, no pueden excluirse.

También señaló que el gobierno holandés consideraría revisar la decisión si así lo justificaran las circunstancias.

La medida tomada por Holanda sigue a la prohibición del Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos sobre el uso del software de la firma de ciberseguridad rusa en sus agencias gubernamentales.

Asimismo, obedece a la advertencia del Centro Nacional de Seguridad Cibernética de Gran Bretaña para que las agencias y organizaciones no usen el software antivirus ruso si protegen información clasificada que el Kremlin podría atacar.

Por su parte, Francia está desarrollando su propio servicio de mensajería cifrado para mitigar los temores de que entidades extranjeras como Rusia puedan espiar las conversaciones privadas entre altos funcionarios.

El fundador de la firma rusa, Eugene Kaspersky, ha negado rotundamente en repetidas ocasiones cualquier cooperación con la inteligencia rusa. En diciembre pasado, la firma de ciberseguridad demandó a la administración del presidente Donald Trump para impugnar el veto federal hacia sus productos.

Citando las acusaciones de los Estados Unidos sobre los vínculos entre la empresa y el Kremlin, Twitter prohibió a Kaspersky Lab anunciarse en su red de microblogging el pasado mes de abril.

En enero, Facebook informó al Congreso estadounidense que había eliminado en octubre pasado a Kaspersky Lab de su lista de ofertas de antivirus para los usuarios que ingresan al sitio de la red social desde un ordenador que puede estar infectado con un código malicioso.

De esta manera, una puerta más se le ha cerrado a la firma de ciberseguridad rusa sin que parezca abrírsele ninguna ventana.

↓ Más en Hipertextual