Reclaman más de 7.000 millones de euros a Google, Instagram, WhatsApp y Facebook por incumplir la GDPR

- May 25, 2018 - 17:49 (CET)

Primer día, primera acusación.

Hoy, 25 de mayo de 2018, es el día elegido para la puesta en marcha de manera obligatoria del nuevo Reglamento General de Protección de Datos (GDPR), como seguramente ya hayas notado en tu bandeja de entrada de correo electrónico. Mientras algunas compañías ya han puesto sus asuntos en orden para adecuarse a la nueva ley (y otras, como Instapaper, no), llega la primera demanda contra dos de las compañías tecnológicas que más en entredicho han visto puesto todo lo referente a la privacidad en sus plataformas: Facebook y Google.

El activista austriaco Max Schrems, conocido por su lucha contra las grandes compañías en favor de la privacidad, a través de su plataforma creada bajo el pretexto de luchar por los derechos de los usuarios, reclama más de 7.000 millones de euros en total a las compañías, desglosándose en el caso de Facebook también en sus servicios en propiedad Instagram y WhatsApp. De esta manera, se reclaman 3.7000 millones de euros a Google por su sistema operativo Android y 1.3000 millones de euros a cada una a Facebook, Instagram y WhatsApp.

A grandes rasgos, lo que plantea esta acusación es que estas empresas, a pesar de haber realizado cambios para conseguir adecuar sus términos a la GDPR, estos son abusivos de cara al usuario al plantear una situación en la que solo hay dos escenarios posibles: aceptar los nuevos términos que proponen para el servicio y el tratamiento de los datos personales o no tener acceso al mismo. Esto, señala Schrems, es inaceptable al no dejar opción alguna a las personas sobre el control de los datos que sí y que no quieren proporcionar.

La caótica GDPR

Desde Google y Facebook afirman que se han adecuado a las exigencias de la ley y que han estado trabajando durante los pasados meses para que así fuera. Schrems tendrá que demostrar ahora lo contrario en lo que pretende que sea una prueba de fuego para ver si realmente los organismos correspondientes se toman en serio la nueva ley y aplican las millonarias multas propuestas en los casos de incumplimientos (que serán de 20 millones de euros o del 4 por ciento de la facturación anual, la cifra que sea mayor).

La Unión Europea tiene un largo historial de sanciones ante grandes tecnológicas norteamericanas, algo que no podría sino aumentar con la entrada en vigor del nuevo Reglamento. Por el momento, decenas de servicios y páginas web han suspendido su acceso desde territorio europeo como consecuencia de la GDPR.