Mark Zuckerberg, CEO de Facebook, compareció este martes ante una representación del Parlamento Europeo como consecuencia de las recientes informaciones que se han conocido acerca del –inmensamente– mejorable uso de los datos privados de los usuarios de la plataforma, las cuales han salido a colación después de conocerse el escándalo de Cambridge Analytica. Sin embargo, el formato ejecutado en la intervención fue tan nefasto que el responsable de la red social lo utilizó a su favor para efectuar contestaciones a medias, dejando sin respuesta varias cuestiones de relevancia, algo a lo que ahora pone solución remitiendo al órgano europeo un documento redactado por el equipo de comunicación de la plataforma.

Las respuestas proporcionadas ahondan en siete de las áreas de trabajo de la red social que se sitúan en el centro del debate actual, a saber: datos, Cambridge Analytica, competencia, elecciones, cuentas falsas, impuestos y neutralidad de Facebook. A pesar de que el tono general de las mismas sigue siendo igual de contenido, correcto y poco aclarativo que el adoptado por Zuckerberg en su intervención del martes y las que tuvieron lugar hace unas semanas ante el Congreso y el Senado de Estados Unidos, hay algunos puntos que resultan interesantes para comprender mejor la visión de la compañía.

Si no tengo cuenta Facebook, ¿por qué tienen mis datos?

Uno de los puntos más controvertidos de las declaraciones de un hierático Zuckerberg ante los organismos estadounidenses fue la admisión de que Facebook también recolecta datos de usuarios que no estaban registrados en la plataforma. Como era de esperar, en Europa también se han interesado por este aspecto, preguntando al CEO si la única forma de que la red social no se hiciera con los datos de uno era permanecer del todo alejado de internet, a lo que la compañía responde que esta es una práctica habitual en el mundo online y que cuenta con diferentes finalidades no perjudiciales para la persona.

"Si un usuario que no pertenece a Facebook visita esas aplicaciones o sitios, no mostramos anuncios personalizados de nuestros anunciantes o buscamos personalizar el contenido que ven. Sin embargo, podemos aprovechar la oportunidad para mostrar un anuncio que aliente al usuario a registrarse en Facebook. También utilizamos la información que recibimos para proteger la seguridad de Facebook. Por ejemplo, si un navegador ha visitado cientos de sitios en los últimos cinco minutos, eso es una señal de que el dispositivo podría ser un bot", responden desde la compañía, que aseguran que esta es una práctica habitual en el ámbito online.

Una de las cuestiones especialmente interesantes en suelo europeo, donde WhatsApp es hegemónica en lo que a dominio de conversaciones sociales se refiere, es aquella que interroga acerca del uso compartido de datos entre Facebook y la plataforma de mensajería instantánea, propiedad también del conglomerado de Zuckerberg. Facebook afirma de manera categórica que continuará existiendo un uso compartido de datos entre ambas plataformas "para que Facebook brinde servicios como herramientas y análisis a WhatsApp y para ayudar a combatir el abuso en nuestros servicios", aclarando que los datos de usuarios europeos de WhatsApp no son no compartidos con Facebook para mejorar los anuncios la red social. "Si elegimos hacer esto en el futuro, lo haremos de acuerdo con la GDPR", concluyen.

¿Dónde está el monopolio? ¡A ver, que yo lo vea!

Nuevamente, y de la misma manera que ya ocurrió en Estados Unidos, Facebook quiere dejar bien claro que no existe un monopolio por su parte ni cuentan con una posición dominante, algo de lo que ya hablamos y que es, como mínimo, cuestionable. Se vuelve a hacer referencia a una cifra que parece gustar a la plataforma, que es la de que el uso medio de una persona para comunicarse suele comprender ocho aplicaciones diferentes, haciendo notar así la diversidad de opciones para no utilizar ninguna de las que se encuentran en propiedad de Facebook, si así fuera deseado.

"Por ejemplo, si deseas compartir una foto o vídeo, puedes elegir entre Facebook, DailyMotion, Snapchat, YouTube, Flickr, Twitter, Vimeo, Google Fotos y
Pinterest. Del mismo modo, si estás buscando enviar mensajes a alguien, solo por nombrar algunos, está iMessage de Apple, Telegram, Skype, Line, Viber, WeChat, Snapchat y LinkedIn", exponen. Si bien es cierto que las opciones en el mercado son variadas, no lo es menos que Facebook cuenta con un porcentaje cada vez mayor de usuarios en sus diferentes dominios y mantenerse alejado de sus plataformas resulta una tarea más y más ardua conforme pasa el tiempo si se quiere conservar la relación social con buena parte de los contactos.

En definitiva, el resumen breve de todo esto es que Facebook continuará realizando lo que considere oportuno en cada momento, pues las consecuencias para la compañía, si bien han creado un cierto impacto de imagen social, no se han dejado ver en la parte financiera, que era una de las principales preocupaciones. Los usuarios seguiremos utilizando las redes sociales y plataformas de la compañía, en parte por el poco valor que se tiende a dar a los datos que se comparten con los servicios online y en parte porque hay casos en los que no queda más remedio que doblegarse ante el colectivo.