La convergencia entre los sistemas operativos de Apple no es algo que vaya a llegar pronto, si hacemos caso a las palabras de Tim Cook, CEO de la compañía. A pesar de que es algo de lo que se ha hablado largo y tendido durante los últimos meses, parece que el iPad y el Mac están destinados a no tenerse que entender a niveles demasiado profundos por el momento.

La unificación de algunas funciones entre los sistemas operativos de escritorio y móvil de la empresa californiana es algo que parecía establecido de manera clara en la hoja de ruta de la misma desde la llegada del iPad Pro y su enfoque como herramienta de trabajo. De hecho, recientemente han ido llegando diversas informaciones acerca del trabajo que estaría haciendo Apple en este sentido, pensando en crear aplicaciones universales para todos los sistemas o llevar las del iPad también al Mac para limar las asperezas que puede suponer la transición de una plataforma a otra.

Si bien puede ser cierto y seguir su curso en la actualidad, Cook ha templado las esperanzas de muchos de ver una convergencia mayor. Es decir, que el iPad seguirá contando con más funciones propias de tableta que de ordenador tal y como lo entendemos hoy en día.

"No es lo que los usuarios quieren"

En una entrevista concedida a The Sydney Morning Herald, Cook ha hablado acerca de estos rumores y expectativas de un posible estrechamiento de lazos entre sistemas operativos, dando a entender que no es una de las opciones principales que baraja la compañía a corto plazo. "No creemos en una especie de convergencia entre uno y otro. Ambos [Mac y iPad] son increíbles. Una de las razones por las cuales ambos son increíbles es porque los creamos para que hagan lo que hacen bien. Y si comienzas a fusionar los dos... comienzas a hacer concesiones y compromisos", afirmaba el máximo representante de la gigante tecnológica.

Tal vez la empresa sería más eficiente al final del día. Pero no se trata de eso. Se trata de dar a la gente cosas que luego pueden usar para ayudarlos a cambiar el mundo o expresar su pasión o expresar su creatividad. Entonces, esta fusión en la que algunas personas están obsesionadas, no creo que sea lo que quieren los usuarios.

Aunque las palabras de Cook dejan poco lugar para la especulación, nuevamente, esto no significa que no vaya a existir cierta unificación en el terreno de las aplicaciones, lo cual podría beneficiar ambos sistemas sin entrar en compromisos. Si veremos algo de esto en la WWDC 2018, el evento de desarrolladores que celebra Apple en junio, es todavía una incógnita. Lo que parece claro, por ahora, es que al Mac –que muchos han querido dar sepultura repetidamente en favor del vanagloriado mundo post-pc– todavía le queda una larga vida.