En el episodio 8x15 de The Walking Dead todas las piezas del juego se han acomodado para el gran encuentro final. El penúltimo capítulo de la entrega llamado "Worth" está dedicado al regreso de Negan con los Salvadores: las cosas no serán sencillas para los traidores.

Te recordamos no seguir leyendo si no has visto el episodio 8x15 de The Walking Dead.

Ya habíamos visto en los avances del capítulo que Negan regresaría a su guarida y haría frente a los traidores. Pero, como sabemos, el peculiar líder de los Salvadores no es un sanguinario sin sentido, sino uno que maquina y ejecuta sus "lecciones" para que no quede duda de quién es el que manda ahí.

Al principio del episodio Rick lee por fin la carta que le dejó Carl. En ella recuerda los días anteriores, la lejana época en donde la vida era normal, en donde había barbacoas, idas a la iglesia, visita de los abuelos y cómo es que Carl se sentía seguro de la mano de su padre. Él le pide a Rick que deje de hacer la guerra y que debe de permitir que esos días de antaño vuelvan a ser posibles luego del infierno que ha vivido la humanidad.

Todo lo dicho por Carl suena bien pero sabemos que la guerra, sobre todo en esos tiempos, no se gana con palabras. Michonne por su parte lee a Negan la carta que le dejó el muchacho y la respuesta es completamente visceral; vemos a un Negan iracundo y vengativo. Esto tiene mucho qué ver con lo que seguramente nos presentará el siguiente y final episodio de la temporada.

Negan se hizo cargo de sus ratas y de sus topos en el Santuario. Habla con su ala más cercana y exhibe al renegado Simon, este le pide perdón y lo perdona... por lo pronto. Luego les cuenta el plan que tiene para acabar con Rick y compañía. Dwight toma nota y, con razón, sabemos que está en la cuerda floja, todos sus pasos los da en un campo minado: con Simon, con Negan y con sus nuevos aliados en Hilltop (¿sí son sus aliados?)

Simon, a pesar de haber sido perdonado o tal vez por lo mismo, hace su jugada y reúne a todos los que reniegan por la vuelta del Negan principal. Llama a Dwight pero este cambiacapas le había avisado a Negan de los conspiradores. Surgen varias preguntas aquí: ¿por qué Gregory siempre se salva, por qué Dwight no aprovechó el cisma para derrocar a Negan desde dentro?

Otra pregunta, una muy grande es ¿por qué Daryl y Rosita no mataron a Eugene? y, tal vez una muy personal: ¿está mal desear desesperadamente la muerte de un personaje? En el episodio pasado vimos como Daryl y Rosita irían tras "el hombre que maneja la maquinaria". Sí, bueno, pero ¿qué eso no significa aniquilarlo? En fin, ambos lo raptan (ridículamente fácil) e intentan llevarlo a Hilltop, ambos se contienen de acabarlo ahí mismo (no entiendo por qué) y pasa lo impensable, el listillo ese logra escabullirse, claro, con tretas asquerosas y cobardes pero lo logra. Vaya golpe bajo a los personajes de Rosita y Daryl: ser vencidos por Eugene.

De nuevo en el Santuario vemos cómo Negan confronta a Simon justo cuando este se hunde en lo más profundo de su traición. Así que convoca a una reunión en donde Simon será "el jefe". Ahí comienza la pelea a mano limpia entre Negan y Simon, en donde este último encuentra una muerte dolorosa y lenta. Así queda confirmado el título de Negan como el verdadero líder de los Salvadores.

Aunque Dwight intenta poner en alerta a Rick sobre el ataque que planea Negan. También se da de frente con su traición pues, como esperábamos, Laura fue a quien Negan encontró en la carretera hace un par de episodios. Hasta ahí nos quedamos con ellos revelándose que la supuesta alerta que Dwight hizo llegar a Hilltop se convertirá en una emboscada.

¿Aaron conseguirá cambiar la actitud de las chicas de Oceanside? ¿Rick creerá a pie juntillas la información que envió Dwight? Ya veremos la siguiente semana. Los avances nos dicen que el enfrentamiento será la médula del último episodio de esta octava temporada.