Cuenta atrás para el lanzamiento de TESS, la nueva misión con la que la NASA pretende encontrar nuevos mundos fuera del sistema solar. La agencia espacial norteamericana, tras anunciar el retraso en su puesta en órbita, espera que hoy sea el gran día de una iniciativa que tratará de catalogar más de 3.000 nuevos candidatos a exoplanetas, incluyendo una muestra de medio millar de nuevos mundos similares al nuestro.

Si todo sale según lo previsto, hoy se lanzará al espacio un satélite que nació hace algo más de una década de la mano de Google y donantes del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT). La NASA, que aceptó a TESS dentro de su programa Explorers en 2013, ha unido sus fuerzas con SpaceX para la puesta en órbita de la misión gracias a un cohete Falcon 9. Fue precisamente la compañía de Elon Musk la encargada de anunciar el retraso del despegue, inicialmente previsto para el pasado lunes 16 de abril, con el fin de realizar nuevas pruebas. Las previsiones de la agencia espacial norteamericana aseguran que con un 90% de probabilidad el tiempo será favorable.

El lanzamiento de TESS será hoy miércoles 18 de abril a las 18:51 hora EDT (22:51 h GMT), cuando está previsto que despegue desde la plataforma de lanzamiento 40 de Cabo Cañaveral (Florida, Estados Unidos). La NASA comenzará la retransmisión en directo de su puesta en órbita veinte minutos antes a través de su canal oficial de televisión. Por su parte, SpaceX también realizará un streaming sobre el despegue del cohete que porte este nuevo satélite para rastrear la existencia de exoplanetas. Es la primera vez que la empresa de Elon Musk se encarga de llevar al espacio una misión científica de la NASA, después de haber obtenido la certificación correspondiente hace algunas semanas.

TESS, la misión de la NASA para buscar exoplanetas

Desde el hallazgo del primer exoplaneta hace algo más de un cuarto de siglo, los científicos tratan de descubrir nuevos mundos fuera de las fronteras del sistema solar. Para ello se han servido de observatorios en el espacio o telescopios que, desde la superficie terrestre, han empleado diversas técnicas para determinar la existencia de exoplanetas. TESS, por tanto, no es la primera iniciativa que trata de encontrar nuevos mundos, aunque sí complementará la labor de otros grandes proyectos, como el telescopio Kepler.

En particular, el satélite TESS examinará durante los próximos dos años más de 500.000 estrellas, con el fin de detectar cambios en su brillo. La disminución en la luz procedente de estos astros supone que un planeta ha pasado entre este y la Tierra, con lo que podemos inferir la existencia de nuevos mundos gracias a una técnica bautizada como método de tránsito. El objetivo de la NASA es que TESS consiga sondear estrellas entre 30-100 veces más luminosas que las observadas por Kepler, lo que facilitará la caracterización de los nuevos exoplanetas.

La misión cubrirá un 85% de la bóveda celeste, una región 400 veces más amplia que la analizada por Kepler hasta ahora. El objetivo, según la NASA, es "encontrar exoplanetas rocosos con superficies sólidas a la distancia correcta de sus astros". De lograrlo, sería posible identificar nuevos mundos en el rango de la zona de habitabilidad y tal vez con las temperaturas adecuadas para la existencia de agua líquida en su superficie, un factor clave en la búsqueda de vida extraterrestre. Para ello TESS usará cuatro cámaras CCD de 16,8 megapíxeles, dividiendo la bóveda celeste en sectores de 24×96° y dedicando 27 días de observación a cada región. Su aventura está a punto de empezar.