Parecía que no iba a llegar nunca pero Steven Spielberg dirigirá una película de superhéroes. O, al menos, ese es el plan de Amblin Entertainment, su productora, y Warner Bros. para la adaptación a la gran pantalla de Blackhawk, cómic clásico perteneciente al universo DC que gira sobre el capitán de un escuadrón de pilotos de élite que combatió en la Segunda Guerra Mundial.

David Koepp, guionista de Misión Imposible o Spider-Man (2002) y colaborador de Spielberg en Jurassic Park, La guerra de los mundos o Indiana Jones y la calavera de cristal se está encargando del guión mientras el proyecto progresa. Y es que tras la última colaboración entre director y estudio productor, Ready Player One, y el éxito cosechado parece que desde Warner Bros. están impacientes por volver a contar con el mítico cineasta: "estamos muy orgullosos de ser el estudio detrás del último éxito de Steven Spielberg y estamos emocionados por trabajar con él de nuevo en esta aventura de acción".

Sin duda, el de Spielberg es un nombre inmejorable para ayudar a cambiar el rumbo de un tambaleante universo cinematográfico de DC que, pese a sorpresas como Wonder Woman, acumula demasiados fracasos en su corto historial. Ahora bien, aún resta largo tiempo para poder ver este proyecto en cines puesto que Spielberg se encuentra inmerso en la preproducción de su nueva cinta, Indiana Jones 5 y, posteriormente, se centrará en el remake de West Side Story. Fuentes afirman que su trabajo en Blackhawk tendría que esperar hasta 2021.

Que uno de los grandes maestros del cine de acción y aventuras quede ligado a una franquicia superheroica es un movimiento sorprendente (aunque más lógico con el pasar de los años, máxime después de un film como Ready Player One) pero llama la atención el perfil bajo de la propiedad intelectual elegida. Sea como fuere, hablamos de un potente movimiento de cara al futuro de DC que se suma a otros como la película centrada en Harley Quinn que dirigirá Cathy Yan.