El 5 de octubre de 2017, una investigación realizada por las periodistas Jodi Kantor y Megan Twohey sacudió los cimientos de Hollywood. Aquel jueves, el periódico The New York Times desvelaba que uno de los hombres más poderosos de la industria del cine, Harvey Weinstein, había acosado sexualmente a decenas de actrices durante las últimas décadas. Entre las víctimas se encontraban intérpretes como Angelina Jolie, Gwyneth Paltrow o Rose McGowan.

El escándalo Weinstein, cuyo presunto acoso pudo ser encubierto por actores como Matt Damon, Ben Affleck y Russell Crowe, según las denuncias, no era un caso aislado. Otra investigación de The New Yorker ahondó en el tema que acabó marcando un antes y un después en la historia del cine en Hollywood y que mostró la fina línea entre el acoso sexual y el abuso de poder por figuras importantes de la industria.

Ronan Farrow fue el periodista que publicó detalles de cómo Harvey Weinstein se encargó de que sus acosos no fueron denunciados, como una brigada de espías encargada de vigilar a las víctimas del productor.

El impacto de las investigaciones ha sido reconocida hoy con el premio Pulitzer al servicio público. The New York Times y The New Yorker han compartido este lunes 16 de abril uno de los premios más importantes del mundo del periodismo por sacar a la luz el escándalo que ha marcado un precedente.

"Por un periodismo explosivo e impactante que expuso a depredadores sexuales poderosos y ricos, incluidas las acusaciones contra uno de los productores más influyentes de Hollywood, haciéndoles rendir cuentas por denuncias de coacciones, brutalidad y la acción de silenciar a las víctimas", se explica en la página web de los galardones.

Poco después de las primeras piezas difundidas por los dos medios de comunicación, decenas de víctimas comenzaron a dar a conocer sus historias, momento que la intérprete Alyssa Milano aprovechó para popularizar el hashtag #MeToo, con el fin de denunciar casos de acoso sexual que hubieran ocurrido más allá de Hollywood.

Pese a la importancia del trabajo periodístico que destapó el escándalo Weinstein, la realidad es que la industria del cine conocía desde hacía mucho tiempo las prácticas de acoso y abuso sexual que el productor del estudio The Weinstein Company realizaba. El comportamiento del magnate, responsable de algunas de las películas más destacadas de los últimos años —como El paciente inglés, Shakespeare enamorado, Chicago, El retorno del rey y El discurso del Rey—, era bien conocido en su entorno, aunque no por la sociedad.

No eran pocas las voces de Hollywood que habían denunciado de forma indirecta a Weinstein, aunque la verdad no salió a la luz pública hasta que el diario The New York Times realizó y difundió su investigación. Su trabajo, al que siguió la denuncia de otros casos de acoso sexual protagonizados por directores y actores reconocidos como Kevin Spacey, tiene bien merecido este importante galardón periodístico, establecido en 1917 por orden de Joseph Pulitzer y gestionados por la Universidad de Columbia.

The New York Times ha recibido otro premio Pulitzer, esta vez junto a The Washington Post por sus investigaciones sobre la injerencia rusa en las elecciones de Estados Unidos de 2016 y el vínculo del Kremlin con el entonces candidato a la presidencia Donald Trump.

La cobertura sobre una de las polémicas más importantes que puso de relieve el poder de las redes sociales en la opinión pública reveló cómo las noticias falsas y la desinformación fue un factor clave para el resultado de las elecciones.

Asimismo, The Washington Post también fue premiado por la investigación que sacó a la luz las acusaciones de acoso sexual contra Roy Moore, quien perdió su candidatura al Senado de Alabama en medio de la controversia.