Una empresa nipona llamada Japan Bio Products aterrizó en Francia con dirección a Mónaco hace unos días, con el objetivo de comercializar sus productos en una feria que se celebró la semana pasada en el Foro Grimaldi. El Congreso de Medicina Estética y Antienvejecimiento, que tuvo lugar del 4 al 11 de abril, fue el evento donde la compañía trató de comercializar sus cremas faciales, geles y suplementos con placenta humana y porcina. ¿El problema? Que su venta está prohibida.

"Nos sorprendimos", reconoció Alexandre Bordero, director del Área de Salud del Principado de Mónaco. En declaraciones al diario Nice Matin, el político reconoció que las autoridades fueron avisadas por otros países y que enviaron a un inspector al congreso. Sin embargo, Japan Bio Products escondía más productos con placenta humana en el puesto expositor, que no fueron requisados durante la primera jornada de la feria, por lo que tuvieron que volver poco tiempo después.

En total, la Policía de Mónaco requisó 2.302 cajas que contenían diversos preparados con fines cosméticos o alimenticios, y que llegaron a venderse en el Congreso de Medicina Estética y Antienvejecimiento por precios de hasta 80 euros. Cuando fueron preguntados por la posibilidad de comercializar dichos productos, la empresa nipona señaló "que era perfectamente legal" hacerlo y que la placenta humana empleada procedía únicamente de donantes del país asiático. En su catálogo, Japan Bio Products oferta una variedad de medicamentos, suplementos y cosméticos que contienen extractos de placenta.

cremas
Fuente: JBP

Sin embargo, Mónaco aplica en su normativa el Reglamento europeo sobre productos cosméticos, que prohíbe el uso de "células, tejidos o productos de origen humano" como sustancias en la fabricación de estos preparados. Tampoco se puede emplear placenta en suplementos dietéticos, ya que según explicó Bordero a la agencia AFP, su aplicación está vetada en productos para consumo humano tras el escándalo de las vacas locas.

Las autoridades del Principado también pretenden llevar el caso a los tribunales para que recaigan las responsabilidades penales oportunas, según el medio belga RTBF. Los organizadores del evento han anunciado que vetarán la participación de Japan Bio Products en la feria del año que viene por saltarse la normativa, según informa el periódico francés 20 Minutes. La compañía cuenta con una sede en Zúrich (Suiza) dedicada a la comercialización de productos con extractos de placenta humana, mientras que existe otra filial en Alicante (España) centrada en dispositivos sanitarios.