El año pasado Intel desveló su octava generación de procesadores para portátiles y ultraportátiles, denominada con el nombre Coffee Lake y que hacen uso de la arquitectura de 14nm++ de la compañía. Así mismo, también anunció la llegada de su nuevo procesador i9 para máquinas de escritorio, que ahora llega por fin a los portátiles para dar una nueva dimensión al rendimiento de estos dispositivos.

El Core i9-8950HK, tope de gama, puede presumir de ser el primer procesador móvil de Intel con seis núcleos y 12 subprocesos, incorporando la tecnología de incremento de frecuencia en base a la temperatura, lo cual deriva en un total de hasta 4.8 GHz en modo turbo. Tras estos números se encuentra una potencia que será suficiente para que los usuarios más exigentes no tengan que preocuparse por este aspecto cuando no puedan acceder a su equipo principal y tengan que trabajar desde un ordenador portátil. Junto al llamativo i9, llegan también versiones del i7 y el i5.

https://hipertextual.com/2018/04/apple-abandona-intel-mac

Estos nuevos procesadores, además, son –probablemente– los que Apple utilizará este año para renovar su gama de MacBook Pro con unas versiones que esperamos ver anunciadas dentro del marco de la WWDC, su conferencia de desarrolladores programada para el mes de junio. Podrían ser las notas finales de la sinfonía de procesadores de Intel en ordenadores de la compañía de la manzana puesto que, según conocimos ayer, la marca se está preparando para manufacturar los suyos propios.

Todo por los videojuegos

Con los nuevos procesadores Intel quiere ofrecer "la experiencia definitiva" para los creadores de contenido y las personas que necesitan un buen rendimiento en videojuegos dentro del ámbito portátil. Cada vez son más los que hacen uso de estas máquinas en lugar de ordenadores de escritorio, por lo que tiene sentido que desde la empresa quieran dar opciones a un ámbito que demanda unas especificaciones cada vez más altas.

https://hipertextual.com/2017/08/intel-confirma-ice-lake-su-primera-generacion-10nm

En este sentido, los nuevos procesadores serán capaces de ofrecer un rendimiento en juegos hasta un 41 por ciento superior a la anterior generación y un 59% en edición de vídeo 4K. Esta expansión de la octava generación llega en un momento en el que nos encontramos esperando a Cannon Lake, los procesadores de intel que marcarán la entrada en el segmento de los 10 nanómetros y para los cuales aún no hay una fecha de lanzamiento concreta.