El programa Copernicus ha dado un paso más en su objetivo por el monitoreo ambiental. La Agencia Espacial Europa (ESA) ha logrado lanzar el Copernicus Sentinel-3B, el segundo satélite puesto en órbita después de Sentinel-3A. El fin de Sentinel-3A es medir la temperatura global del planeta, específicamente de océanos y superficies terrestres. El lanzamiento del segundo este miércoles 25 de abril aumentará la cobertura y la entrega de datos para el programa medioambiental de la Unión Europea.

Copernicus Sentinel-3B fue puesto en órbita gracias al vehículo Rockot desde Rusia y, aproximadamente una hora después de su despegue, empezó a emitir sus primeras señales y el centro de operaciones de la ESA en Alemania logró asumir el control del satélite.

"Este es el séptimo lanzamiento de un satélite Sentinel en los últimos cuatro años. Es una clara demostración de lo que la cooperación europea puede lograr y es otra pieza para operar el mayor programa de observación de la Tierra en el mundo, junto con nuestros socios de la Comisión Europea y Eumetsat", señaló el director general de la ESA, Jan Wörner.

El satélite mide la temperatura, el color y la altura de la superficie del mar para monitorear cambios en el clima o altos índices de contaminación marina. En la tierra, los datos obtenidos dentro del programa Copernicus dan detalles sobre la salud de la vegetación, la altura de los ríos y lagos o la magnitud de los incendios forestales.

Para poder empezar a operar con los objetivos mencionados, Copernicus Sentinel-3B será controlado para verificar que su sistema está funcionando correctamente. El lanzamiento ha sido un logro importante para la ESA porque supone el primer conjunto de misiones Sentinel que se ha puesto en órbita y "permite obtener una imagen muy detallada de nuestro planeta sobre una base diaria y proporciona información crucial para los responsables políticos", señaló Josef Aschbacher, el director de Programas de Observación de la Tierra de la ESA.

Asimismo, puso de relieve la importancia de que cada ciudadano tenga datos actualizados sobre el estado ambiental.

El proyecto de la Agencia Espacial Europea para tener una radiografía espacial de la Tierra se ha convertido en el proyecto más grande del mundo para medir los océanos y obtener información sobre otros aspectos como la vegetación. Todos los datos de Copernicus son gratuitos y están a disposición de todo el mundo, además de tener un uso importante para identificar las necesidades y retos en el ámbito ambiental.