Wikileaks ha sufrido un nuevo revés en la búsqueda alternativa de formas de financiación para auto-sostenerse. La tienda de la web, donde puedes comprar camisetas, hoodies, mousepads, relojes, carcasas para smartphones, stickers y otros accesorios brindados ha sido bloqueado por Coinbase.

Según el mensaje enviado por Coinbase, el cierre y bloqueo de la cuenta de Wikileaks responde a esfuerzos para cumplir con regulación estadounidense, en particular con el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos.

Como es habitual en Assange, ha pedido un boicot a Coinbase, aunque probablemente no surta efecto alguno.

Estados Unidos ha prohibido que cualquier negocio tenga operaciones financieras o de otros tipos con Wikileaks debido a la filtración masiva de cables y memorandums de las embajadas del país alrededor del mundo, conocido como Cablegate. Coinbase, al operar dentro del país, estaría incumpliendo la regulación si trabajan con la web controlada por Assange.

El hecho que Coinbase haya realizado el bloqueo no significa que Wikileaks dejará de aceptar Bitcoin a quienes quieran apoyarlos. Las transferencias de esta criptomoneda se pueden seguir haciendo de forma totalmente anónima, pero Coinbase ofrece herramientas que simplifican considerablemente el proceso, tanto para quienes venden como para los que compran.

Wikileaks lleva años luchando contra bloqueos para mantener financiación. En 2010 la mayoría de los bancos retiraron apoyo e inclusive entidades como PayPal decidieron cerraron las cuentas de Wikileaks. Assange ha presumido en redes sociales la inmensa cantidad de Bitcoins que guarda, de hecho se calcula que es millonario si se toma en cuenta el tipo de cambio de la criptomoneda a dólares.

El problema es justamente ese, en el momento que Assange cambie Bitcoins a dinero fiduciario como dólar o euro, estará entrando en regulación de gobierno y por lo tanto, controlado, justamente lo que intenta evitar.