Amazon, una de las compañías mejor valoradas del momento, se prepara para el que cabe suponer un nuevo hito en la visión de futuro de la compañía. Tras brillar su popular línea de altavoces inteligentes Echo, la empresa de Jeff Bezos apunta ahora más alto y desarrolla un robot para el hogar destinado a elevar exponencialmente la presencia de los productos de manufacturados por la gigante del e-commerce en las casas alrededor del mundo.

Esta información, a la cual ha tenido acceso Bloomberg a través de fuentes cercanas a la materia, desvela que en la hoja de ruta a corto plazo de Amazon se incluye, efectivamente, un robot enfocado al hogar. Esto es algo que no sorprende demasiado si se tiene en cuenta el actual éxito de los mencionados Echo, sus altavoces inteligentes que incluyen al asistente virtual propietario Alexa y que han sentado importantes precedentes en aquellos mercados en los que está disponible. De hecho, tanto estos altavoces como los Google Home podrían ser una de las causas del éxito moderado del HomePod de Apple.

¿Qué planeas, Amazon?

A pesar de que esta información ha trascendido ahora, Amazon llevaría ya un tiempo trabajando en este proyecto –conocido internamente como "Vesta" en referencia a la diosa del hogar en la mitología romana–, habiendo redoblado ahora sus esfuerzos con la intención de comenzar las primeras pruebas del producto en entornos reales a finales de este año. El desarrollo del mismo estaría llevándose a cabo en el Lab126, el centro de desarrollo que la compañía tiene en California y del cual han salido productos tan significativos para la marca como los insignes Kindle, el Fire Phone o los citados altavoces.

En cuanto a la concreción de qué es exactamente lo que se anda encumbrando en dicho centro, lo único que se puede hacer es especular. Algunos de los prototipos sobre los que se ha estado trabajando incluyen una alta cantidad de sensores y cámaras para facilitar la visión y el reconocimiento del entorno, lo cual podría traducirse en una suerte de Alexa con capacidad de movimiento que pudiera seguir a la persona alrededor de la casa para atender a las peticiones particulares incluso cuando no exista un dispositivo Echo en la estancia en la que uno se encuentra en el momento.

La realidad es que habrá que esperar aún para poder aclarar las funciones de este misterioso robot, aunque parece un movimiento que llegará más pronto que tarde. Inmiscuirse en los hogares de las personas es uno de los objetivos primarios de las grandes empresas del sector tecnológico actual y Amazon ya ha probado sobradamente su capacidad para hacerlo efectivo. Es solo cuestión de tiempo que lo haga más enérgicamente.