Esperemos que no sea un hecho premonitorio y que la elección de abordar Barcelona un martes 13 no les pase factura a largo plazo.

No volvían desde la prohibición de UberPop, por parte del Juzgado de lo Mercantil número 3 de Barcelona, en 2014. Tampoco había demasiadas esperanzas de que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea fallase a favor de la tecnológica y diese la opción de recuperar el servicio en Barcelona. El 20 de diciembre de 2017, el TJUE determinaba que UberPop era, efectivamente, una empresa del sector del transporte y, por lo tato, debía ajustarse a la normativa vigente. Es decir, operar bajo licencias VTC y conductores profesionales.

Unos meses antes, concretamente el 26 de noviembre de 2016, Cabify anunciaba que desembarcaba en Barcelona. La compañía que venía haciéndole la competencia a Uber en Madrid se adelantaba por mucho a la poderosa tecnológica norteamericana. Desde entonces, la pregunta ha sido siempre la misma: ¿cuándo estaba previsto que Uber entrase a operar en la capital catalana? La respuesta, también siempre la misma: cuando el volumen de licencias VTC necesarias para operar fuese el suficiente como para alcanzar una masa crítica. Con 920 licencias VTC operando actualmente en Barcelona según el Ministerio de Fomento, para Uber ese punto crítico ha llegado. Por otro lado, la entrada de UberEats en la región en 2017 era un avance premonitorio de lo que había de llegar.

En este contexto, a las 8:00, hora peninsular, UberX vuelve a la ciudad de Barcelona. Desde la compañía confirman que, de momento, habrá unas 120 licencias VTC operando, lo que supone poner 120 coches a circular y una media de 240 conductores para cubrir dos turnos de 12 horas. La cifra inicial, avanzada hace algunos días previos al lanzamiento oficial, de 150 licencias podrá alcanzarse en las próximas semanas según un portavoz de Uber.

El precio, empleando tarifas dinámicas igual que en Madrid y añadiendo los precios cerrados iguales que en la capital, supone un incremento de los precios entre ambas regiones. Sensiblemente más caro en Barcelona en los precios que afectan a las tarifas por minuto y kilómetro, la realidad es que, de media, los trayectos son más cortos en Barcelona respecto a la capital.

UberX Madrid UberX Barcelona
Tarifa por minuto 0,1 Eur 0,16 Eur
Coste por KM 1,25 Eur 1,42 Eur
Tarifa Mínima 5,5 Eur 5,5 Eur
Tarifa de Cancelación 5,5 Eur 5,5 Eur

Según cifra la compañía, la entrada de Uber en Barcelona supondrá un ahorro de un 15% respecto a alternativas tradicionales en los trayectos más habituales y de hasta un 20% en viajes al aeropuerto.

Los problemas están por llegar

Barcelona ha contado con un punto a favor, hasta ahora. Ada Colau ha querido abrir una nueva brecha entre el sector del taxi y el de las VTC. Si las cuestiones ya eran complicadas con la reforma estatal del ROTT, que venía favoreciendo el posicionamiento del taxi con la creación de una base de datos de la actividad de las compañías, en Barcelona la cosa pinta en bastos.

La alcaldesa de Barcelona aprobaba el texto preliminar que vendría a endurecer el tratamiento de las licencias VTC. Cumplimiento de la normativa de 1/30 de forma taxativa y la solicitud de permisos de operaciones otorgados por sorteo vendrían a ser los dos puntos más polémicos del listado. La razón es simple: esta normativa dejaría fuera de juego más de 500 licencias en Barcelona hiriendo de muerte a Uber y, muy seguramente, también a Cabify. Desde Uber apuntan a un trabajo conjunto "de la ciudad y el sector del taxi para encontrar soluciones que no pasen por restringir nuevas alternativas de transporte, si no por la lucha coordinada contra el uso ineficiente del vehículo privado". La realidad es que, de aprobarse el texto, los problemas están por llegar.