El auge de las criptomonedas está teniendo varias consecuencias, no siendo algunas de estas tan agradables como cabría suponer. Desde hace varias semanas lleva extendiéndose por Twitter una práctica de lo más deplorable, consistente en crear un perfil que cuente con las similitudes suficientes con el de una persona reconocida en el mundo de las divisas virtuales para dar entonces comienzo a una suerte de concurso que no es sino una estafa.

Más concretamente, el modus operandi de estos perfiles falsos se basa en contestar a un tweet publicado originalmente por el perfil verdadero (como Elon Musk, CEO de Tesla, o Vitalik Buterin, creador de Ethereum) afirmando que se va a realizar una donación determinada de criptomonedas a aquellos que hagan previamente una donación de menor cantidad. Esto se realiza desde una cuenta con la misma imagen de perfil que la verdadera y con un nombre de usuario que difiere en uno o dos caracteres, haciendo que sea complicado distinguirlo a simple vista del original.

A este primer tweet que tiende la trampa se le suman enseguida respuestas automatizadas por bots y otras cuentas falsas afirmando que ellos ya lo han hecho y les ha funcionado, lo cual termina por completar el engaño. Bajo la premisa de que personas como Musk o Buterin, por ejemplo, cuentan con grandes cantidades de criptomonedas, a uno pudiera llegar a parecerle factible una acción de esta índole por su parte.

A continuación, un ejemplo de un tweet desde un perfil falso de este último, que actualmente ha tenido que añadir en su perfil oficial que, efectivamente, no está regalando ETH.

Bajo coste, alto beneficio

Llevar a cabo esta acción es algo que puede suponer una alta rentabilidad a los estafadores, puesto unos cuantos donativos de 0,2 ETH, por ejemplo, pueden suponer una cantidad razonable en su cambio a dólares si tenemos en cuenta el precio actual de la criptomoneda (más de 700 dólares por unidad). Con que apenas diez personas piquen el anzuelo ya se recauda más de 1.400 dólares, todo a raíz de un tweet falso.

Ante la proliferación de estas acciones Twitter ha comunicado a The Verge que ya trabaja para poner fin al lamentable embuste. Por el momento, si ves algún perfil que corresponde, aparentemente, con el de una persona famosa y dice estar regalando criptomonedas, lo más seguro es que se trate de otro de estos casos.

Somos conscientes de esta forma de manipulación y estamos implementando proactivamente una serie de herramientas para evitar que este tipo de cuentas interactúen con los demás de una manera engañosa.