'The Walking Dead' estrenó su décimo episodio llamado "Los perdidos y los saqueadores". Luego de su regreso a la pantalla con un episodio en donde perdimos a uno de los personajes más queridos e importantes de la serie regresamos a la realidad: el duelo y la guerra.

Te recordamos no seguir leyendo si no has visto 'The Walking Dead' 8x10.

Sin duda lo más destacado de este episodio es la reacción de Rick por la muerte de Carl. Aunque, contrario a lo que Carl quería, Rick sigue pensando en la guerra y en exterminar hasta el último salvador que queda con vida. Michonne, por su parte, también vive un gran dolor por Carl, en diversos momentos se le ve enfrentando su duelo.

Cuando Rick y Michonne dejan Alxandría, destruida, en llamas, despedimos una época completa de este drama apocalíptico. Michonne le pide a Rick leer las cartas que dejó Carl pero él dice que aún no es tiempo. Lo que sí llama la atención de ambos es que Carl dejó una para Negan.

Del otro lado de la moneda vemos a Negan discutir con Simon sobre la ausencia sospechosa de Given y de la lección que le debe de dar a la gente de los basureros por apoyar a Rick cuando ellos estaban sitiados. Simon quiere tomar una venganza dura pero Negan insiste en que debe llevar un "mensaje estándar", es decir, matar a uno para dominar a todos. En ese mismo momento reciben el cajón que Maggie envió; así que ya están enterados de que su gente está cautiva en Hilltop.

La empresa a la que se avocaron Enid y Aaron no ha salido nada bien desde que la primera mató a la líder de Oseanside. Este punto se ha estado alargando desde casi una temporada completa, las mujeres de esta comunidad se han negado una y otra vez a apoyar la causa contra los Salvadores, al menos la vez anterior dieron unas cuantas armas, sin embargo insisten en quedarse al margen. Por poco Enid y Aaron son ejecutados pero la nueva líder los deja ir. Cuando ya se retiran Enid insiste en volver para "ahora sí convencer" a las chicas de Oseanside a unirse a la batalla. ¿Qué podría ir diferente esta vez? Esto es realmente ridículo.

Una de las sorpresas de este episodio es lo que Simon hizo a la gente de los basureros. Cuando se presenta ante Jadis ella le dice que le llevó a Rick en "bandeja de plata y lo desaprovecharon". Simon que no es tan tonto y además es despiadado comienza a disparar contra la gente de Jadis y ordena, contrario a la orden de Negan, a su gente seguir disparando. Así que cuando Rick y Michonne van a ver a Jadis para advertirle del golpe de los Salvadores ellos llegan tarde y todos están convertidos en zombis... todos excepto Jadis.

Rick y Michonne se dan cuenta de que ya nada pueden hacer por la gente de los basureros y, además, ellos no pueden hacer nada para ayudarlos se van y dejan a la desconsolada Jadis quien más tarde hacer puré (literalmente) a toda su gente ¿resurgirá de las cenizas esta peculiar líder? Seguramente.

Rick pide hablar con Negan. Éste, protagónico como siempre, acepta y es cuando se entera de la muerte de Carl. Una sorpresa es que Negan realmente se ve conmovido por la muerte de "ese chico con tanto potencial". Pues sí, pero eso ya nada cambiará las cosas, ni los planes que supuestamente el líder de los Salvadores tenía para el pequeño Grimes. Rick le dice que Carl dejó cartas para ambos en donde les pide parar la guerra. Sin embargo, el viejo y afectado Rick le dice a Negan que jamás lo hará pues él, Negan, es el culpable de la muerte del chico. A su vez Negan le dice a Rick que él es el único culpable pues no se ciñó al "acuerdo" que el propuso desde el principio. Ambos se cantan la guerra. Así que, nada Carl, tal vez la próxima vez.

Aunque la trama de 'The Walking Dead' cada vez se ha hecho más cansina y alargada sin sentido sigue teniendo sus gratos e interesantes momentos, tal vez sólo es lo que queda del gran drama que fue. Esta temporada se siente desperdiciada en muchos sentidos pero veamos si para el último tramo de la entrega remonta y se logra componer este desvarío.