Uno de los términos imprescindibles en el mundo de las criptomonedas que nos ayudarán a entender un poco mejor el funcionamiento de la tecnología de blockchain es una bifurcación o fork (en inglés). Aquí vamos a explicar, en términos simples y sencillos, de qué se trata y cuándo ocurre.

En programación, una bifurcación es la creación de un proyecto nuevo a partir del código fuente de uno principal. Un blockchain fork, o separación de cadenas (chain split o chain fork en inglés), es la creación de una nueva cadena de bloques a partir de un bloque de una cadena principal. En el caso de una criptomoneda, a un fork se le denomina coin split.

Tipos de bifurcaciones

En una bifurcación se pueden crear nuevas reglas y características para el nuevo proyecto o moneda digital. Existen dos tipos de forks:

Bifurcación dura (o hard fork en inglés)

Esta es la bifurcación más radical. Es cuando se cambian las reglas del protocolo, los límites de la cadena de bloques o las direcciones de las carteras digitales.

Al cambiar una regla, el nuevo software deja de validar los bloques según las reglas anteriores al interpretarlas como inválidas con base en las nuevas normas. Por tanto, todos los nodos deben actualizar su software cuando ocurre un hard fork para funcionar de acuerdo a las nuevas reglas.

En estos casos, puede darse el nacimiento de una nueva criptomoneda diferenciada pero derivada de la original, aunque cabe destacar que no todas las bifurcaciones duras dan necesariamente como resultado la creación de una nueva criptodivisa.

Bifurcación suave (o soft fork en inglés)

A diferencia de un hard fork, una bifurcación suave es un cambio de reglas en el que los nodos actualizados rechazan transacciones previamente válidas, pero crean bloques reconocidos como válidos por el software anterior, es decir, los nodos con el software anterior validan tanto las transacciones con formato viejo como nuevo.

En cuanto a una bifurcación dura, un soft fork también puede dividir el blockchain cuando el software no actualizado crea bloques considerados inválidos según las nuevas reglas. Por ello, este tipo de forks simplifican la ampliación de una cadena de bloques dado que hacen más fácil para los nodos actualizados crear una cadena de bloques más larga.

Al ser compatible con versiones anteriores, no es necesario actualizar el software en todos los dispositivos, lo que suele convertirla en la opción más deseada. Sin embargo, las bifurcaciones suaves son más difíciles de implementar en código que las fuertes debido a la compatibilidad que debe haber con las versiones anteriores del software, lo que aumenta las limitaciones en cuanto a la programación.

Tanto en una bifurcación dura como en una suave, las personas deben participar en la actualización de la red, ya sea descargando el nuevo software para actualizar los nodos o absteniéndose de hacerlo.

¿Cuándo se emplea un fork?

Las bifurcaciones suceden de forma intencional o accidental. La primera, normalmente ocurre porque hay un desacuerdo entre los nodos de una red de blockchain en cuanto a las reglas fundamentales de una criptomoneda o el protocolo de la cadena de bloques.

Accidentalmente, puede suceder debido a un error imprevisto provocado por una incompatibilidad de software entre nodos. El término bifurcación dura (o hard fork en inglés) se usa como sinónimo de este tipo de acontecimientos, sobre todo cuando el fork se hace de forma programada.

También sirve para revertir un hackeo o un bug catastrófico en una cadena de bloques o blockchain. Tal fue el caso del único fallo de seguridad importante encontrado y explotado en la historia de Bitcoin. El 6 de agosto de 2010 se detectó una vulnerabilidad que causaba que las transacciones no se verificaban adecuadamente antes de que ser incluidas en la cadena de bloques, lo que permitió crear un número indefinido de Bitcoins.

El 15 de ese mes, la vulnerabilidad fue explotada y en una sola transacción se generaron más de más de 184 mil millones de Bitcoins que fueron enviados a dos direcciones en la red. No obstante, la transacción fue detectada y eliminada de la cadena de bloques cinco horas después del descubrimiento. Posteriormente, se hizo una bifurcación suave cambiando las reglas de consenso en una versión actualizada del protocolo Bitcoin.

Un ejemplo de bifurcación dura en Bitcoin fue cuando el 1 de agosto de 2017 se dividió en dos para agilizar los intercambios: Bitcoin Classic (BTC) y Bitcoin Cash (BCH). La segunda solo requiere que 35% de la cadena de bloques valide una transacción para efectuar la compra-venta, aunque el resto de la cadena de bloques termine de registrar con el tiempo el intercambio efectuado, a diferencia del 75% que requiere la red de la versión clásica para aprobar una operación.

Entre las otras criptomonedas que han surgido de esta manera se encuentran: Bitcoin Gold, Bitcoin Diamond, Bitcoin God, Bitcoin Clashic, Super Bitcoin, Bitcoin Hot, Bitcoin X, Oil Bitcoin, Bitcoin World, Lightning Bitcoin y, más recientemente, Diet Bitcoin (o 'Bitcoin Escobar').