Minar criptomonedas es una actividad que se ha convertido en algo bastante común durante los últimos tiempos, poniendo recursos computacionales a disposición de la comunidad para obtener a cambio Ethereum o Bitcoin, por ejemplo. Ahora la startup francesa Qarnot quiere sacar provecho de esta situación y ofrecer un doble uso para aquellos que quieren minar criptodivisas y, al mismo tiempo, calentar su hogar.

Así, ni cortos ni perezosos, han creado el QC1, un centro de minado de criptomonedas que hace las veces de radiador, o viceversa. Esta doble funcionalidad es posible gracias al gran desprendimiento de calor generado por las máquinas destinadas al minado de monedas virtuales, las cuales están trabajando a su máxima potencia durante las veinticuatro horas del día. A fin de cuentas, ¿por qué desaprovechar ese calor que se produce de manera inevitable?

"Ahora mi radiador mina Ethereum"

Sin duda esta sería una manera interesante –o peculiar, al menos– de comenzar una conversación. Dicha criptomoneda es la que se puede obtener de manera determinada con el QC1 y sus dos GPU Nitro+ Radeon RX 580 tan pronto se ponga a funcionar la máquina y se establezca a través de la aplicación la dirección de la cartera a la que se quieren enviar las divisas obtenidas. Si se tienen otras preferencias en lo que a minado se refiere, se puede modificar para que sea otra la moneda obtenida.

Lo interesante de este radiador (o centro de minado), no obstante es que la empresa que lo fabrica no se lleva ningún porcentaje de las criptomonedas obtenidas, yendo a parar el beneficio a la cartera del propietario íntegramente. Según anuncian, es posible obtener una cantidad que ronda los 100 euros mensuales, a los cuales habrá que descontar la factura de electricidad pertinente por tener a la máquina minando.

Su puesta en marcha es extremadamente sencilla (únicamente hace falta una conexión Ethernet y la aplicación del producto) y juega también con el diseño como baza de compra. Comparado con muchos de los radiadores tradicionales, este se antoja especialmente atractivo, contando a su vez con indicadores LED para controlar la temperatura del mismo fácilmente.

Su precio de comercialización es de 2.900 euros y ya se puede comprar en la web de la compañía. Los plazos de entrega, eso sí, se alargan hasta el próximo mes de junio, por lo que no será posible aprovechar totalmente su faceta de radiador hasta el siguiente invierno.