A Netflix, el servicio de contenido en streaming más popular del momento, también se encuentra con determinadas barreras para operar a lo largo del mundo. No muchas, eso es cierto, pero están ahí y son las culpables de que en la actualidad existan cuatro países a nivel mundial que aún no cuentan con acceso a la plataforma de Reed Hastings de manera legal.

Producciones como Black Mirror, Stranger Things, House of Cards o Altered Carbon no pueden ser disfrutar por millones de usuarios que, a pesar de que estén más que dispuestos a pagar la suscripción mensual asociada al servicio, no pueden hacerlo por unas u otras razones. Por supuesto, esto no es culpa de Netflix, que cuenta con el evidente de interés de estar disponible a nivel global, si fuera posible, sino de otras razones que se escapan –por ahora- a las posibilidades empresa.

Territorios en los que sí (rojo) y en los que no (gris) está disponible Netflix.

Los cuatro de la discordia

Los territorios en los que no se puede utilizar, bajo ningún concepto, Netflix son: China, Siria, la península de Crimea y, claro está, Corea del Norte. Es probable que ya hubieras adivinado de antemano la primera y la última, al menos. Las razones que da Netflix para ello no son muchas, al menos de manera oficial. Crimea, Corea del Norte y Siria no cuentan con Netflix, según especifican, "debido a restricciones del gobierno de los EE.UU. sobre empresas americanas". Poco puede hacer Hastings en este aspecto.

En China, en cambio, el asunto reviste algo más de complejidad, pero básicamente se reduce a cambiar la mención al gobierno estadounidense por la del chino en la anterior frase. Netflix asegura que siguen "explorando opciones para proporcionar el servicio", pero la realidad es que el Gran Cortafuegos chino es impenetrable para empresas de su calado. La censura y los exigentes requisitos del Estado hacen imposible para empresas de contenido en streaming desembarcar en el país y, desgraciadamente, no es probable que esto cambie a corto plazo.