El éxito de Instagram es, a día de hoy, indiscutible. Los últimos años han llevado a consolidarse a una plataforma que pasa por su mejor momento y que quiere aprovechar el tirón para extender sus tentáculos a cuantas áreas sea posible. Ahora le llega el turno a las compras y su opción Shopping, la cual llega a España después de haber estado en pruebas durante los últimos meses en territorio norteamericano.

Shopping es una característica de uso gratuito para las marcas mediante la cual pueden etiquetar productos en sus publicaciones, mostrándose el precio de las mismas directamente sobre la imagen con un gesto del usuario. Al pulsar sobre dicha etiqueta, esta ofrece una imagen detallada del producto y la opción de comprarlo de manera directa, sin salir de la aplicación y, por tanto, haciendo más conveniente efectuar la compra.

El objetivo que persigue Instagram con esto, por ahora, es el de que más marcas comiencen a hacer dinero a través de su plataforma, lo cual –presumiblemente– permitirá a la red social propiedad de Facebook explorar nuevas vías de negocio más adelante. Con un potencial que todavía no conoce límites, toda función nueva es poca para la red social referencia de millones de personas.

Compras sin fricción

Poder comprar de manera directa todo tipo de productos (especialmente los del ámbito de la moda, una vertiente cada vez más explotada en Instagram) es extremadamente, pues conseguir ejecutar una acción en los menores pasos posibles es uno de los retos para que el volumen de ventas se incremente. Una integración sencilla dentro de la aplicación es lo más natural para el usuario y, por consiguiente, lo que más conversión puede ofrecer para las marcas.

Desde Instagram ponen de ejemplo a Lulus, una tienda de ropa online que ha obtenido a través de Shopping 1.200 pedidos de compra y 100.000 visitas a su web.“El tráfico de Instagram ha aumentado un 44 % desde que implementamos esta función. Se trata de una forma clara y sencilla de mostrar tu producto dentro de un contexto de estilo de vida sin repercutir en la experiencia de usuario", asegura TYME, otra de las marcas que lleva tiempo probando esta función.