Guillermo del Toro vuelve a México. Después de haber ganado cuatro premios Oscar (como Mejor Película y Mejor Director por The Shape of Water), el director regresa su país natal para reencontrarse, una vez más, con el cine mexicano. Y todo por el talento, en concreto, de dos directoras que han están triunfando en el sector con sus nuevos proyectos.

Issa López es una de ellas. Hasta ahora, su último proyecto ha ha ganado 14 premios, aunque todavía quedan 22 festivales en los que puede llevarse otro reconocimiento. Todos estos galardones han sido gracias a Vuelven, un largometraje de género que cuenta la historia de una niña de diez años que se unirá a un grupo de niños huérfanos que huye de la violencia en México.

Fantasía, narcotráfico e inquietud son algunos de los aspectos que brinda esta película que se llevó el premio a Mejor Dirección de Horror en el Fantastic Fest celebrado en Austin, Texas. El gran éxito de Vuelven (Tigers Are Not Sfraid en Estados Unidos) y de su directora Issa López llamó la atención del mismísimo Stephen King, quien elogió el proyecto de la mexicana en su cuenta de Twitter.

Pero King no fue el único. Guillermo del Toro afirmó que López es "la nueva voz del cine de género en México" y su admiración por la directora y guionista mexicana llegó hasta tal punto que Del Toro señaló que producirá los siguientes proyectos de López.

"Había estado persiguiendo a Guillermo [del Toro] desde el momento en que concebí la idea de Vuelven, pero fue difícil a pesar de nuestras conexiones mutuas", afirmó la directora para Variety, "era un cuento oscuro y difícil, una fábula y tenía pocas esperanzas de que se financiara". Finalmente, la directora consiguió financiación para su proyecto, gracias al cual consiguió llamar la atención del director mexicano.

El anuncio de Guillermo del Toro tuvo lugar durante su Master Class en el marco del Festival Internacional de Cine de Guadalajara. Entre el público, se encontraba Issa López, quien tuvo constancia en ese instante de las intenciones del director. Después de este momento tan emocionante para la cineasta, los dos quedaron para cenar para contar sus próximos proyectos.

Antes del acercamiento, López ya estaba preparando un proyecto pero ahora este contará con la participación de Del Toro para llevarse a cabo. "Tengo una historia perfecta para él, terrorífica pero con un trasfondo que es justo lo que le ha gustado de mi chamba y lo que le gusta hacer a él". Hasta ahí puede leer la directora. Además de esta iniciativa, los dos directores están buscando otros intereses mutuos para poder seguir colaborando en un futuro.

La otra cineasta mexicana es Karla Castañeda quien ha realizado dos cortometrajes animados: Jacinta, ganador en el Festival de Guadalajara en 2008 y La Noria, por el que ganó un premio Ariel en 2013. Para su primer largometraje, Castañeda contará con la colaboración de cineasta ganador del Oscar por The Shape of Water.

La colaboración con la cineasta no es casualidad. Del Toro anunció que lanzará un programa de becas para mexicanos junto con el presidente del Festival Internacional de Cine de Morelia, Alejandro Ramírez Magaña. El objetivo será llevar a estudiantes a la Maestría de personajes y cinematografía animada en la escuela Gobelins de París.

Lo importante de esta iniciativa, según el director, es que haya una motivación "para la gente que hace animación, para que tenga hacia dónde mirar", señaló.

Regreso a casa

Para llegar a producir los proyectos de López y Kastañeda, Guillermo del Toro planea dedicar los próximos dos años a las mexicanas. Esta iniciativa no solamente pone de relieve la importancia del talento mexicano, sobre todo el femenino, en la industria cinematográfica; también supone uno de los regresos más esperados del cineasta a su país natal.

Guillermo del Toro no ha dejado de reivindicar su nacionalidad y de mostrar su amor por su país, recordemos el "Porque soy mexicano", aunque en los últimos años la mayoría de las películas que ha dirigido han sido rodadas en España o Estados Unidos.

Las razones que le llegaron a dejar el país se remontan a 1993. En ese año, del Toro se encontraba inmerso en la producción de Mimic cuando le notificaron que su padre había sido secuestrado en Guadalajara, su ciudad natal. La recompensa era de un millón de dólares pero como la película había absorbido todos sus ahorros, el director James Cameron le ayudó a pagar el rescate. El padre del cineasta mexicano fue puesto en libertad y los secuestradores detenidos, aunque el dinero nunca fue recuperado. Guillermo del Toro abandonó México junto con su familia.

Ahora, el director vuelve al país lleno de éxito tras haber ganado dos de los premios más importantes de la Academia de Cine en Estados Unidos para ayudar al talento mexicano. "A mí me dio la mano en un momento Pedro Almodóvar y yo quiero hacerlo con nuevas generaciones que traen proyectos increíbles".