Una empresa en el Reino Unido ha sido vinculada con los 650.000 Bitcoins robados a Mt. Gox con valor de unos 4.5 mil millones de euros. Se trata de una firma basada en Londres llamada Always Efficient LLP, aunque no está muy claro a quién pertenece o quién la opera. Anteriormente, el FBI ya había realizado varios arrestos e incluso acusado a un ruso por el robo de los tokens.

En febrero de 2014, el hackeo a Mt. Gox provocó el cese de las operaciones y la declaración de bancarrota del sitio de compra-venta de criptomonedas, mientras que muchos clientes perdieron sus inversiones. Antes del hackeo, era el sitio de referencia para la compra-venta de Bitcoins y hasta manejaba casi el 70% del comercio mundial de Bitcoin. Originalmente, la compañía había sido creada para intercambiar tarjetas de juego como las de Yu-Gi-Oh!

https://hipertextual.com/2014/02/hundimiento-mt-gox

Japón se ha convertido en uno de los objetivos predilectos de los piratas informáticos desde que el país controla el comercio de Bitcoin. Se estima que más de la mitad de Bitcoin se comercializa en yenes japoneses. En 2014, un grupo de investigadores, WizSec, había alertado que hackers tenían a Mt. Gox en la mira desde antes de que su CEO, Mark Karpelès, anunciara que no podían rastrear miles de tokens. Tan pronto como los clientes se dieron cuenta de que no podían hacer retiros, el sitio colapsó. En una entrevista, Karpeles recordó:

Mt Gox pasó de ser un proyecto muy interesante a una pesadilla para bancos, gobiernos e incluso mucha gente.

En un principio, lo del hackeo era todo un misterio. Sin embargo, tras una investigación se estableció que más de la mitad de los tokens robados fueron transferidos a la plataforma de intercambios BTC-e, operada en aquél entonces por Always Efficient LLP. De acuerdo con el informe del FBI, BTC-e era un criadero de ciberdelitos y en varias ocasiones sirvió para lavar dinero proveniente de hackeos.

La oficina de Always Efficient está en el este de Londres, pero es una dirección compartida por varias compañías. Probablemente es una empresa fantasma, señaló Duncan Hames, de Transparency International, en un programa de radio de noticias de la BBC, File on 4, y añadió:

Las personas involucradas en el lavado de dinero establecieron una red de compañías para crear una capa sobre el crimen original. En la mayoría de los casos, permiten que se lleven a cabo una serie de transacciones de modo que haya una distancia para abstraer el rastro del producto del delito.

El FBI también sospecha que BTC-e esté asociado con Alexander Vinnik, el ruso que fue arrestado en Grecia en julio de 2017 acusado de haber propiciado el hackeo. El Departamento de Justicia de los Estados Unidos quiere extraditarlo para que enfrente 21 cargos por lavado de dinero y otros crímenes financieros en el país.

Karpelès fue arrestado en 2015, acusado de fraude y malversación relacionados con pagos por valor de 2.3 millones de dólares. También fue acusado de manipulación de datos pero ese cargo no estaba relacionado con los 650.000 Bitcoins perdidos. Disculpándose por la pérdida de los tokens, aseguró que estaba trabajando con los investigadores para recuperar los fondos faltantes.

Bajo la ley de quiebras japonesa, los 200.000 Bitcoins restantes de Mt. Gox están valoradas en unos 420 dólares, aproximadamente el precio que se valoraron en la bolsa cuando dejó de operar. Sin embargo, desde entonces, el precio del Bitcoin se ha disparado y actualmente se valora en 9.821 dólares, según CoinMarketCap, al momento de esta publicación.

Por su parte, los inversores están presionando para que los tokens sean reembolsados de acuerdo a su precio en el mercado actual. Se espera que la decisión sea tomada en los próximos meses. En tanto, el abogado de fideicomisos y bancarrota para Mt. Gox, Nobuaki Kobayashi, ha vendido más de 400 millones de dólares en BTC desde septiembre de 2017 con miras a acreditar a los clientes que perdieron sus fondos por el hackeo.

👇 Más en Hipertextual