El Russiagate ha sido y sigue siendo uno de los mayores escándalos de Estados Unidos. Desde que se confirmó la injerencia del Kremlin en las elecciones presidenciales de 2016 a través de las redes sociales, cada vez aparecen más evidencias y números escalofriantes de las personas que fueron víctima de los anuncios rusos, las noticias falsas y los esfuerzos por intentar interferir en la opinión pública estadounidense.

Para investigar el fenómeno, se nombró al fiscal especial Robert Mueller, quien ha liderado las medidas para intentar arrojar más luz al asunto. Por otro lado, plataformas como Facebook y Twitter comparecieron ante el Congreso para hablar sobre sus políticas que permitieron la propagación de cuentas y noticias falsas. Ahora, España ha empezado a tomar sus propias medidas.

El pasado mes de noviembre, el Gobierno español confirmó la intervención de hackers procedentes de Rusia y Venezuela durante la crisis de Cataluña. "Este es un tema grave, donde la democracia tiene que hacer frente a los retos de las nuevas tecnologías", afirmó Íñigo Méndez de Vigo, portavoz del Gobierno. En ese momento, el ministro instó a acabar con estas prácticas en el ámbito de la Unión Europa.

Mientras se llega a un acuerdo y se implementan reformas para evitar futuras injerencias, el Gobierno ha nombrado este viernes a Julia Alicia Olmo y Romero como embajadora de Misión Especial para las Amenazas Híbridas y Ciberseguridad. La antigua asesora en el Gabinete de la subsecretaria de Asuntos Exteriores y de Cooperación, y la antigua jefa de Relaciones con Medios de Comunicación de la Oficina de Información Diplomática (OID) representará en foros internacionales al consejo de ciberseguridad nacional español.

Asimismo, una de sus tareas podría estar enfocada en el acuerdo internacional contra la desinformación que será propuesto por el Partido Popular en el Congreso. Al respecto, el Gobierno busca que se detecten las noticias falsas con rapidez para poder minimizar su impacto a través de la creación del Centro de Operaciones de Seguridad. Además, añadió que uno de los objetivos de este centro será colaborar con los medios de comunicación para identificar las fake news.

La propuesta de no ley del PP llegará al Pleno del Congreso la próxima semana para evitar que la información falsa se convierta en una manera de desensibilizar procesos políticos en Europa en general y en España en particular.

"Hemos detectado un incremento exponencial de las agresiones procedentes del exterior contra intereses nacionales y europeos", señaló Soraya Sáenz de Santamaría el pasado jueves 8 de marzo y añadió que una mejora de las capacidades tecnológicas y de inteligencia es necesaria.

La designación de una embajadora para combatir las noticias falsas supone uno de los esfuerzos por parte del Gobierno español para evitar que se repitan situaciones como las vividas durante el referéndum del 1 de octubre en Cataluña y en otras ocasiones desde que empezó la crisis catalana.

Los hackers procedentes de Rusia y Venezuela utilizaron información falsa sobre Cataluña para desestabilizar la región con noticias como que en las escuelas de Cataluña no se enseña castellano o que las Islas Baleares están a favor de la independencia.

Esta injerencia se une a las actividades en redes sociales por parte de Rusia durante la votación del Brexit. Twitter y Facebook han investigado la interferencia para poder tener más datos sobre el modus operandi y así intentar evitar un nuevo Russiagate.