Cambridge Analytica no puede dejar de estar en el punto de mira después de darse a conocer el uso indebido de información de al menos 50 millones de usuarios de Facebook en Estados Unidos. Desde entonces, la firma de datos que realizó la campaña política digital de Trump ha asegurado que eliminó dichos datos a petición de la empresa de Mark Zuckerberg. No obstante, nueva luz sobre este asunto contradice lo que ha estado afirmando la firma de datos con sede en Reino Unido.

De acuerdo con el medio británico Channel 4, una fuente no revelada le mostró una base de datos extraída de la campaña de Cambridge Analytica con información a detalle de 136.000 personas del estado de Colorado (Estados Unidos), incluyendo su personalidad y perfil psicológico. Dicha información data de 2014 y habría sido utilizada por la firma para dirigir mensajes específicos a los residentes que serían más susceptibles a ellos.

La firma de datos ha insistido en que toda la información obtenida sobre los usuarios de Facebook había sido eliminada y que incluso se someterá a una auditoría independiente para demostrarlo, mientras que la red social ha recalcado que tomó las medidas para garantizar que dichos datos fueran destruidos.

Sin embargo, la base de datos de habitantes de Colorado, así como datos similares sobre residentes de Oregón, como ha encontrado Channel 4, suponen evidencia de que todavía existen copias de los datos obtenidos de los perfiles en Facebook por Cambridge Analytica. Así que si la firma de datos cumplió con borrar los datos, de todas formas falló en asegurarse de que toda esa información fuera también eliminada por otros que pudieron haberla obtenido de ella.

Por otro lado, ya se había dado a conocer que la información de los perfiles había circulado a través de correos electrónicos convencionales (o no corporativos) y, por tanto, fuera de los servidores de Cambridge Analytica y de la compañía vinculada SCL.

Una afectada de la filtración que reside en Colorado comentó al medio británico:

"Si ustedes [Channel 4] pueden obtener una copia, los usuarios serían ingenuos al suponer que alguien más no puede también.

Y ese es el meollo del asunto en estos momentos, ¿quién o quiénes tienen en sus manos esta información y cómo la están utilizando? Otras fuentes confirmaron al medio que los republicanos de Colorado usaron los datos en manos de Cambridge Analytica para apuntar a votantes afines en este estado.

Por su parte, The New York Times reportó que supuestamente también fueron usados por el consejero de seguridad nacional entrante del presidente Trump, John Bolton. El comité de acción política de Bolton habría contratado a Cambridge Analytica por primera vez en agosto de 2014, meses después de que se fundara la firma de datos políticos y mientras todavía estaba cosechando la información de Facebook.

A semana y media de que se diera a conocer la que se considera una de las mayores filtraciones de datos en redes sociales hasta ahora, Facebook enfrenta cuatro demandas colectivas, una por parte de una usuaria y las otras tres presentadas por accionistas de la empresa. Además, la Comisión Federal de Comercio confirmó que está investigando a la compañía de Mark Zuckerberg, quien incluso tendrá que comparecer ante el Congreso estadounidense.

En cuanto a Cambridge Analytica, su CEO Alexander Nix fue suspendido y se está llevando a cabo una investigación sobre sus prácticas al frente de la firma de datos. Las autoridades del Reino Unido también están investigando a ambas empresas.

Al comparecer ante el Comité de Asuntos Digitales, Cultura, Medios de Comunicación y Deportes de la Cámara de los Comunes de Reino Unido, Christopher Wylie, una de las personas que reveló el robo de datos y quien es ahora ex empleado de Cambridge Analytica, destacó que la fuga de datos es sustancialmente mayor y que las víctimas podrían ser muchas más de las 50 millones de personas reportadas en principio. Así que parece que la trama seguirá poniéndose color de hormiga para todos los involucrados.