Que la unión hace la fuerza no es una lección que tengan que aprender los fabricantes de automóviles BMW y Daimler. Las empresas han anunciado este miércoles 28 de marzo que van a crear una sociedad conjunta para fusionar sus servicios de movilidad. El objetivo es crear un sistema ecológico que funcione "de forma inteligente, interconectado y con la pulsación de un dedo", informaron en un comunicado.

La fusión pretende unir los sectores de vehículos compartidos, de aplicaciones de taxi, puesto de carga eléctrica y aparcamiento. Las filiales Car2go, en el caso de Daimler, y DriveNow como empresa de BMW cuentan con más de cuatro millones de clientes y, con esta estrategia, estos servicios pasarían a formar parte del mismo conglomerado.

Otras compañías como MyTaxi, Parknow y Reachnow se unirán gracias a este acuerdo en el que BMW y Daimler tendrán cada uno el 50% de participación en la sociedad, con la que pretenden impulsar la movilidad eléctrica y las facilidades de carga y aparcamiento gracias a al fusión de los servicios de movilidad.

Harald Krüger, presidente de BMW, y Dieter Zetsche, presidente de Daimler, destacaron su intención de crear un ecosistema de movilidad único y la estrategia para dar forma a la movilidad. El fin de esta sociedad es que se convierta en uno de los "proveedores líderes en los innovadores servicios de movilidad".

La fusión de los fabricantes y de sus empresas matrices pone de relieve la importancia de las alianzas para desarrollar nuevas formas de movilidad y así hacer frente a al competencia. En un contexto en el que Uber pretende dominar el mercado, fusiones como esta pueden tambalear el modelo de negocio de la plataforma y fomentar la competencia.

Otras compañías han optado por la misma táctica para el desarrollo de coches autónomos, como Nvidia y Baidu. Por su parte, Waymo y Autonation se aliaron para la reaparición y el mantenimiento de los vehículos sin conductor.

Por otro lado, Toyota presentó a principios de este año su concepto e-Pallette, un automóvil autónomo y modular que pretende funcionar como un servicio de transporte y de entrega de productos a domicilio. Para ello, se asoció con empresas como Uber, Amazon y Mazda para integrar la tecnología y sus servicios en un único vehículo.

El acuerdo entre BMW Daimler todavía debe ser aprobado por las autoridades de competencia y los grupos automovilísticos seguirán siendo rivales en el núcleo principal de sus negocios. Sin embargo, esta medida pone de relieve la importancia de las alianzas para afrontar los retos de la industria.