Las decisiones que Samsung ha tomado con el recién presentado Samsung Galaxy S9 no han sorprendido. La estrategia de "evolución, no revolución" que mencionaba mi compañero Nicolas Rivera es ha sido la que ha guiado las decisiones de la compañía surcoreana en su gama alta de smartphones desde el Samsung Galaxy S6, conocido como "Project Zero". Fue el comienzo de la mucha brillantez que vemos hoy en día. Esto es todo lo que cambia entre el Samsung Galaxy S8 y el Samsung Galaxy S9.

Procesador y RAM

El Samsung Galaxy S9 y su hermano mayor llegan con el Exynos 9810, una auténtica bestia de procesamiento que, a falta de pruebas, supera por un amplio margen al Exynos 8895 de la generación anterior y al Snapdragon 835 de Samsung. Según lo que hemos visto en pruebas sintéticas, parece que las tareas que usan un sólo procesador pueden ser las más beneficiadas, gracias a un aumento considerable de la velocidad de reloj.

En cuanto a RAM, de los 4 GB del Samsung Galaxy S8 pasamos a 6 GB en el Samsung Galaxy S9+, algo que dará muchas alas a Samsung Experience. En el modelo pequeño, por desgracia, la cosa se queda en unos decentes 4 GB.

Cámaras

Samsung estrena un nuevo sistema de cámaras de 12 MP en el Samsung Galaxy S9 y en el Samsung Galaxy S9+. En el primero vemos como la apertura de la lente se amplía desde f/1.7 hasta f1.5, lo que la convierte en la más luminosa del mercado. La cosa, sin embargo, no queda ahí. En ambos terminales la apertura es ahora variable, pudiendo el usuario elegir entre f2.4 y f1.5, lo que ayudará a controlar mejor la profundidad de campo y la captación de luz En el caso del Samsung Galaxy S9+, también llega doble cámara (novedad en la gama S), que sigue la línea de lo visto en el Galaxy Note 8, es decir, que el usuario podrá controlar el desenfoque a priori y posteriori.

Otro punto muy a favorde ambos Samsung Galaxy S9 es que ahora graban vídeo en cámara lenta a 960 cuadros por segundo, frente a los 240 fps del Samsung Galaxy S8. Algo impresionante que permitirá ver toda la realidad con mucho más detalle. El modo retrato llega al selfie, de la mano lo de visto en el Samsung Galaxy A8.

Almacenamiento

Los 64 GB son tendencia en Samsung desde el malogrado Samsung Galaxy Note 7, y aquí no podían ser menos. Son la opción de base de los Samsung Galaxy S9, que llegan hasta los 256 GB pasando por 128 GB, y como cabía esperar, ambas NAND son más rápidas, aunque aún no ha llegado UFS 3.0.

Altavoces

Los Samsung Galaxy S9 corrigen, por fin, uno de sus grandes problemas históricos, la calidad de sus altavoces. No sólo llegan firmados por AKG, que puede ser marketing, sino que son estéreo y soportan la tecnología Dolby Atmos. Por fin un gama alta de Samsung que no suena enlatado.

Biometría

Fotografía: Nicolas Rivera (Hipertextual).

Otro "por fin". Sí, finalmente, Samsung ha cambiado la ubicación del lector de huellas. La anterior, además de mala por la cercanía a la cámara, quedaba en una posición incómoda para el dedo. En el Samsung Galaxy S9 se sigue lo iniciado por el Samsung Galaxy A8, por lo que el lector se sitúa justo debajo de la cámara. Quizá sigue sin ser un lugar ideal, porque se seguirá tocando la lente, pero el gran problema está solucionado. También se mejora el escáner de Iris dotándole de más inteligencia y haciendo más fácil reconocer al usuario.