Pixabay

El *sexteo* o *sexting* entre parejas puede estimular mayores niveles de satisfacción sexual en tu relación. Sin embargo, un nuevo estudio ha revelado que **puede ser a expensas de otros aspectos importantes**.

Los investigadores han definido el *sexting* como el intercambio de palabras e imágenes sexuales a través de la tecnología. Para el estudio, categorizaron a **615 participantes** estadounidenses y canadienses en **cuatro tipos de sexters**: hipersexters, sexters frecuentes, sexters de palabra solamente y los no sexters, que fue el grupo más amplio de la muestra con un 72%. Posteriormente, compararon los factores de una relación, los indicadores de bienestar individual, así como los comportamientos tecnológicos de cada participante.

Los resultados revelaron que los sexters frecuentes e hipersexters mostraron **niveles más altos** de satisfacción sexual en sus relaciones, **pero similares** niveles de satisfacción sexual a las de aquellas parejas que no son sexters y que son sexters de palabra solamente. Además, los sexters frecuentes e hipersexters resultaron tener más conflictos, se sienten menos seguros y mostraron niveles inferiores de compromiso en su relación.

**“El *sexting* no parece ser una característica de una relación saludable”**, dijo a Folio Adam M. Galovan, autor principal del estudio en cuestión, *Perfiles de sexting en los Estados Unidos y Canadá: Implicaciones para el bienestar individual y de las relaciones*, publicado hoy en *Computers in Human Behavior*. «Mi interpretación es que los *sexters* se están enfocando más en el aspecto sexual de su relación y están descuidando otras áreas».

Cada vez compartimos más contenido sexual propio, según un estudio

Por otro lado, el estudio revela que los **sexters frecuentes e hipersexters** ven más pornografía, son **más propensos a que sus dispositivos los interrumpan** cuando están interactuando de forma presencial con su pareja y tienen más probabilidades de caer en lo que los autores llaman «comportamientos relacionados con la **infidelidad** en las redes sociales».

Para el científico de familia del Departamento de Ecología Humana de la Universidad de Alberta, el hecho de que aquellos que sextean con mayor frecuencia también tienen niveles más altos de interferencia tecnológica durante sus interacciones en persona muestra que **están intentando alcanzar el objetivo final de una buena relación sin hacer un esfuerzo** por hablar, escuchar y pasar tiempo de calidad con su pareja.

> Es la cultura de la gratificación instantánea, lo queremos ahora. Pero es lo que haces para alcanzar ese objetivo lo que realmente define a una buena relación. Necesitan dejar el móvil a un lado y tener una buena conversación a la antigua, pasar tiempo juntos y nutrir la relación en lugar de tomar el sexting como un atajo a una relación de calidad.

Desde que la tecnología se ha convertido en un órgano esencial para nuestra vida diaria, el *sexting* representa una nueva forma de interactuar para las parejas. Lo que para muchos se ha considerado como una forma de estimular la relación **no lleva precisamente a una mejor salud en las relaciones**, además de provocar situaciones de peligro para la integridad de la persona como los *hackeos* o el porno de venganza.

De hecho, el estudio co-dirigido por Michelle Drouin de la Universidad de Indiana-Purdue Universidad Fort Wayne, que también incluye al investigador Brandon T. McDaniel de la Universidad del Estado de Illinois, forma parte del proyecto The Couple Well-Being, un estudio más grande que explora la dinámica de relaciones de pareja.

La youtuber que sentó un precedente legal en un caso de porno de venganza

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.