En medio del creciente debate internacional sobre criptomonedas, la Comisión Europea (CE) ha expresado que está dispuesta a impulsar una legislación propia para regular el mercado de criptomonedas si los gobiernos no marcan las reglas del juego internacional de forma clara y coordinada ante los riesgos de este fenómeno. Así lo ha confirmado este lunes Valdis Dombrovskis, vicepresidente de la CE y comisario europeo del euro y de diálogo social, en una rueda de prensa después de reunirse en Bruselas con autoridades regulatorias, representantes del sector financiero y expertos en el tema:

No excluimos la posibilidad de hacerlo a nivel europeo si vemos, por ejemplo, que emergen riesgos para los que no hay una clara respuesta internacional.

Aunque la CE había alertado sobre la extrema volatilidad de las criptomonedas a finales del año pasado, no quiere dejar pasar las oportunidades de sumarse a la tecnología blockchain. Además, admite que las ofertas iniciales con monedas digitales (ICO, por sus siglas en inglés) son un medio rápido e innovador para obtener fondos. Por otro lado, considera que es responsabilidad de las autoridades alertar de forma clara, frecuente y en todo el territorio europeo sobre los peligros de invertir en ellas.

Para el Fondo Monetario Internacional (FMI), hay que aprovechar los beneficios como la rapidez y la eficacia que ofrecen los pagos con monedas digitales. No obstante, teme que se conviertan en refugio para el fraude fiscal y sirvan como fuente de financiamiento para el terrorismo. Por su parte, el Banco Central Europeo (BCE) también lo ha señalado como una amenaza. En tanto, el valor del mercado de criptodivisas ya supera los 400.000 millones de euros.

En cuanto a los países, Alemania y Francia están a favor de una normativa para regular el mercado financiero digital y han enviado una carta al G-20 solicitando que se discuta el tema en la próxima reunión que se llevará a cabo en Buenos Aires. Por ello, Bruselas quiere alistar antes la posición europea al respecto. Sin embargo, la Comisión Nacional del Mercado de Valores y el Banco de España advierten sobre el alto riesgo de fraude.

"Esperamos discutir sobre esta problemática en la reunión del G-20 en noviembre en Buenos Aires y tras esta discusión decidiremos qué hacer a finales de 2018 o principios de 2019", dijo Dombrovskis en rueda de prensa.

De acuerdo con el comisario europeo, su preocupación por el rápido desarrollo de las criptomonedas es que pueden ser utilizadas para especular. Por tanto, presentan riesgos para posibles consumidores e inversionistas que podrían perder su dinero. Por tal razón, hace dos semanas pidieron a las autoridades supervisoras europeas que estuviesen alerta de las criptomonedas.

Al final, lo que tendrán que sopesar son los riesgos adicionales como el anonimato de los propietarios de las carteras digitales, la falta de transparencia sobre el propósito de las transacciones y lo que más preocupa a los economistas: la cuestión de la burbuja especulativa. En palabras de Dombrovskis:

No son divisas en el sentido tradicional, y como su valor no está garantizado, están sujetas a una considerable especulación que expone a consumidores e inversores a riesgos sustanciales, incluido el de perder toda su inversión.

Dombrovskis también ha recordado que, "por ahora, el mercado de la criptomoneda en Europa es pequeño, y es por eso por lo que es muy importante trabajar al respecto con nuestros socios del G-20".

La CE decidirá, como muy tarde a principios de 2019, si pone en marcha nuevas normas o, por el contrario, considera que la acción coordinada de los gobiernos es suficiente para frenar sus riesgos tras analizar en qué supuestos hay leyes a las que ya están sujetas las criptomonedas y en qué casos circulan en medio del vacío regulatorio.

Por otro lado, también anunció que su plan de acción para las Fintech está "en sus últimas fases de desarrollo" y será presentado a lo largo del próximo mes.