Uno de los grandes problemas de una Nintendo en mejor forma que nunca sigue estando en su vertiente online. No es ningún secreto que la infraestructura dedicada al juego en línea sigue todavía en pañales en Nintendo Switch y, en general, nunca ha sido el fuerte de las consolas de la compañía. Ahora, eso sí, han dado un paso adelante en un terreno en el que ni Microsoft ni Microsoft han movido pieza todavía.

Se ha anunciado hoy que, a partir de marzo, se permitirá el uso de créditos My Nintendo a la hora de comprar videojuegos de Nintendo Switch en la eShop o en la web oficial de la compañía. Un movimiento acertado y que beneficia al usuario pero que, eso sí, cuenta con un ratio de conversión pírrico, haciendo que cada moneda de oro equivalga a un céntimo de euro. O, lo que es lo mismo, para poder adquirir un videojuego de 9,99€ necesitaremos la friolera de 999 monedas.

Hasta ahora, para contextualizar, la compra de un videojuego de Nintendo Switch otorgaba, dependiendo de su precio (entre 39,99 y 69,99 euros) de 10 a 16 monedas de oro. Como decimos, las cuentas no son del todo halagüeñas pero, al menos, Nintendo ha modificado ligeramente la forma y la cantidad de monedas que obtendremos con nuestras compras, conforme a lo indicado en la siguiente tabla:

  • Juegos y DLC de Nintendo Switch adquiridos en eShop: 5% del importe pagado.
  • Juegos de 3DS y WiiU adquiridos en eShop: 5% del importe pagado.
  • Código de descarga: 5% del precio, sin contar descuentos.
  • Tarjetas de juego: 1% de su valor.

De esta forma, comprar un videojuego con un importe de 50€ en la eShop nos reportaría 250 monedas, el equivalente a 2,5 euros. Hasta ahora, los puntos de My Nintendo, servicio que sucedió al histórico Club Nintendo, se utilizaban para conseguir extras y recompensas en algunos videojuegos como Fire Emblem Heroes o Animal Crossing: Pocket Camp o para tener acceso a ciertos descuentos en la familia de productos de Nintendo. Los cambios que llegarán en marzo, pese a continuar con un ratio algo escaso, son un primer paso en un terreno más que interesante para el usuario, que nuestras compras terminen redundando en importantes descuentos.