Una parte del meteorito llamado Sayh al Uhaymir 008 (SaU008) hará historia al convertirse en el primero que consigue realizar un viaje de ida y vuelta de la Tierra a Marte. La NASA llevará el fragmento del meteorito a bordo de la misión que llevará el nuevo rover a Marte para 2020 para que sirva como herramienta de calibración para un instrumento láser de alta precisión.

El llamado Scanning Habitable Environments con Raman y Luminescence para Organics and Chemicals (SHERLOC) puede detectar características tan finas como un cabello humano y será el primero en utilizar el análisis espectroscópico para identificar sustancias químicas a base de carbono, los componentes básicos de la vida tal como se conoce en Tierra. SHERLOC fotografiará las rocas que estudie para luego crear un mapa de los químicos que detecte a través de esas imágenes.

Hasta ahora, la NASA había utilizado otros objetivos de calibración hechos de metal, vidrio o metales de roca pero, para conseguir un resultado más realista, el equipo detrás de SHERLOC decidió usar una pieza del planeta rojo. "Estamos estudiando cosas a una escala tan fina que ligeras desalineaciones, causadas por cambios en la temperatura o incluso por el rover que se deposita en la arena, pueden requerir que corrijamos nuestro objetivo", afirmó Luther Beegle, investigador principal de SHERLOC en el Jet Propulsion Laboratory de la NASA en un comunicado, y añadió:

Al estudiar cómo ve el instrumento un objetivo fijo, podemos entender cómo verá una parte de la superficie marciana.

El meteorito SaU008 fue encontrado en Omán en 1999 y la NASA ha decidido contar con un fragmento del mismo después de estudiar sus características. Según The Meteoritical Society, solo se han confirmado 200 meteoritos que han impactado en la Tierra y una de las condiciones del escogido por la NASA para su misión es que sea lo suficientemente sólido para que no se desintegre durante el lanzamiento y el aterrizaje.

La curadora principal de meteoritos del museo de Historia Natural de Londres, Caroline Smith, donó el SaU008 a la agencia espacial estadounidense y destacó que desde el museo proporcionan cada año cientos de especímenes de meteoritos a científicos de todo el mundo. "Esta es la primera vez para nosotros: enviar una de nuestras muestras de regreso a casa para el beneficio de la ciencia", añadió.

El meteorito escogido por la NASA para su misión en 2020 será el primero en hacer un viaje a Marte de ida y vuelta pero no el primero en llegar al planeta rojo. El Mars Global Surveyor incluyó un fragmento de un meteorito llamado Zagami.

El objetivo de la misión con destino a Marte es recolectar muestras de la superficie del planeta rojo y la tecnología de instrumentos como el SHERLOC pueden ser clave para el desarrollo de los próximos proyectos.

"El instrumento SHERLOC es una valiosa oportunidad para prepararse para los vuelos espaciales humanos, así como para realizar investigaciones científicas fundamentales de la superficie marciana", afirmó Marc Fries, co-investigador de SHERLOC y añadió que la herramienta "nos da una manera conveniente de probar material que mantendrá seguros a futuros astronautas cuando lleguen a Marte".