INAH

El pasado mes de enero, se descubrió la mayor cueva bajo el agua en el estado mexicano de Quintana Roo, en la península de Yucatán. Los investigadores del proyecto Gran Acuífero Maya (GAM) hallaron la conexión entre los dos cenotes más grandes del mundo y ubicados en Tulum, Sac Actun y Dos Ojos.

Ahora, el Instituto Nacional de Antropología e Historia de México (INAH) ha publicado algunas de las fotografías más impresionantes sobre el hallazgo que ha coronado a Sac Actun (cueva blanca en maya) como la cueva sumergida más grande del mundo con 347 kilómetros de longitud. Además, cuenta con con 248 cenotes y 198 contextos arqueológicos.

Hallan en México el sitio arqueológico bajo el agua más grande del mundo

El descubrimiento, sin embargo, va mucho más allá de las dimensiones y en el gran laberinto bajo el agua se han encontrado huesos de animales extintos del Pleistoceno como especies de elefantes que ya no existen, perezosos gigantes y osos de hace 2.5 millones de años.

INAH

Asimismo, se han encontrado restos de vasijas, huesos humanos, cráneos y cerámicas. Los investigadores piensan que estos hallazgos muestran las ceremonias rituales que se pudieron llevar a cabo en las cuevas.

La cueva en la península de Yucatán ha tomado el nombrado de Sac Actun al considerarse esta la de mayor tamaño respecto a la Dos Ojos. Cuando dos cuevas se conectan se empieza a considerar como una sola y se adquiere el nombre de la más grande de las dos, en este caso, Sac Actun.

A pesar de su importancia histórica, el descubrimiento podría estar en peligro por los altos índices de contaminación. Los investigadores han instado a las autoridades mexicanas a dar más importancia a la basura y las aguas negras en el lugar. De hecho, el buzo jefe de la expedición, Robert Schmittner, tuvo una infección en la garganta por los residuales fecales que habían bajo el agua.

La biodiversidad y la reserva de agua dulce que ha representado el descubrimiento del Gran Acuífero Maya será el punto de partida para que los investigadores del proyecto sigan realizando análisis sobre la cueva y se adopten medidas que puedan ayudar a la conservación del sitio arqueológico más grande del mundo hasta el momento.

INAH
INAH
INAH