El próximo noviembre Estados Unidos vivirá unas nuevas elecciones, en este caso le toca el turno al Congreso. Facebook ya se está armando para evitar lo acontecido durante las elecciones a la Presidencia que, en contra de todo pronóstico, pusieron al polémico Donald Trump como Presidente de los Estados Unidos.

Según Katie Harbarth, en declaraciones a Reuters, la red social empezará a poner a prueba a lo largo de este año un nuevo sistema de verificación de anunciantes. Sin especificar la fecha exacta en la que se iniciará el programa, pero adelantando que estará en plena actividad para los comicios de final de año, Facebook empezará a enviar cartas por correo postal ordinario a los compradores de espacios publicitarios dentro de Facebook.

¿A todos los compradores? Los ingresos por anuncios son una de las mayores fuentes de ingresos de la compañía fundada por Zuckerberg. Solo teniendo en cuenta la parte estadounidense, la misión de enviar correo postal a todos aquellos que se anuncian se antoja cara y compleja. La idea es segmentar el envío de las propias cartas que estarán destinadas a todos aquellos que adquieran publicidad en la que se mencione a cualquiera de los candidatos que se postulen a los puestos del Congreso. Además, será necesario tener la carta enviada por la red social puesto que, explican, contendrán los códigos necesarios para poder activar las campañas.

De esta manera, y volviendo a un sistema 100% analógico que depende de la red de carteros postales, una de las mayores tecnológicas del mundo ha encontrado en este sistema una solución parcial para solucionar su grave problema de injerencia de perfiles falsos en las elecciones. No es la primera ves que esto se a probado con buenos resultados: Google y Nextdoor verifican a los empresarios de empresas a través de direcciones postales reales. Asimismo, no es la única solución que están intentando poner a prueba con el objetivo de limitar influencias de perfiles falsos en las diferentes elecciones. ya en octubre, la red social anunció que pondría a prueba un archivo en el que se registrasen todos los anuncios vinculados a cuestiones políticas y la obligación de registrarse para la verificación de identidades. Todo esto sumándose a la compra de Confirm.io, una startup con sede en Boston dedicada a la identificación de documentos gubernamentales a través de sistemas biométricos.

¿Ampliable al resto de países?

A lo largo de los últimos meses, el hecho de que ha existido una injerencia de Rusia en las elecciones de Estados Unidos ha quedado altamente demostrada. Justamente, hace solo unos días, salía a la luz el documento que demostraba que al menos 13 personas de nacionalidad rusa habían robado la identidad a varios ciudadanos estadounidenses con el objetivo de generar discordia entre los políticos del país norteamericano. Un proceso que se ha convertido en el Russiagate y se ha posicionado como el escándalo más grave político de los últimos años.

La cuestión es que los problemas no se han quedado entre los dos enemigos históricos. Durante el proceso del Brexit igualmente se ha descubierto una manipulación del país por afectar al posicionamiento popular sobre la consulta. Tanto Twitter y Facebook en sus escuetas investigaciones previas han confirmado que, efectivamente, existió una influencia de Rusia. Ahora bien, ¿usará Facebook este mismo sistema analógico para afrontar futuros procesos electivos en otros países? Por el horizonte ya se asoman las elecciones europeas. Un posicionamiento, a favor o en contra, de las políticas rusas en el grupo europeo podría decantar el futuro del posicionamiento geopolítico de aquí a unos años.