"En ningún momento de la historia ni en ningún lugar del mundo ha existido una comunidad humana que no haya utilizado sustancias psicoactivas. Hoy las seguimos usando cotidianamente, todas las personas sin excepción: alcohol, tabaco, cánnabis, diacepam (Valium), alprazolam (Trankimazin), paracetamol (Termalgin), cocaína, anfetaminas, hongos psilocibios, café, cacao, etc, etc, etc. [sic]". Así comienza la polémica guía sobre drogas editada por Consumo ConCiencia, un programa de la Asociación “Dos dedos de frente”, que ha recibido una financiación de casi 1.970 euros por parte del Ayuntamiento de Zaragoza.

El folleto informativo sobre drogas, del que se han repartido un total de 650 folletos y 112 carteles, además de promocionar el documento en cuatro sesiones para profesionales y entidades colaboradoras del Plan Integral del Casco Histórico, ha saltado a los medios de comunicación tras la denuncia realizada por Jorge Azcón, portavoz del Partido Popular. El político ha criticado el apoyo del Ayuntamiento de Zaragoza, cuya alcaldía ostenta Pedro Santisteve, de Zaragoza en Común, formación integrada en Podemos, que accedió al cargo con el apoyo del PSOE y de Chunta Aragonesista.

"Conviene pulverizar bien el speed"

Además de equiparar sustancias peligrosas como la cocaína, las anfetaminas o el tabaco con medicamentos aprobados como el paracetamol y alimentos como el cacao, la guía realiza afirmaciones temerarias a la hora de hablar del consumo de drogas. "El consumo de MDMA responde a la máxima: 'menos es más'. Si este es demasiado frecuente se difuminan mucho o se pierden los efectos agradables (pérdida de la magia) y se potencian los indeseados", señala el documento en el apartado relacionado con el éxtasis, una anfetamina psicoestimulante cuyo consumo puede provocar trastornos psiquiátricos y físicos o enfermedades cardiovasculares, hepáticas y cerebrales, según la Organización Mundial de la Salud.

A la hora de hablar del cannabis, la Asociación “Dos dedos de frente” comenta que "se consume habitualmente fumado". La guía también indica que "si se consume con vaporizador, se conservan mejor las propiedades y se evitan los riesgos asociados a aspirar humo de combustión", una afirmación que parece quitar importancia a los riesgos que entraña el consumo de una sustancia, considerada como la más utilizada entre las drogas de tipo ilícito. Aunque es cierto que se ha estudiado la marihuana por su uso en medicina —de hecho ya hay fármacos autorizados que contienen cannabinoides como principio activo, tal y como sucede con el Sativex en España—, la exposición a largo plazo al cannabis puede desembocar en problemas cognitivos duraderos como fallos en la memoria, a la hora de realizar tareas psicomotoras o de concentrarse, algo que omite la guía. El folleto también añade que es "preferible reservar el consumo para las ocasiones especiales y tratar de evitar, en la medida de lo posible, un consumo frecuente".

Las críticas hacia los desafortunados comentarios vertidos en esta guía sobre drogas apoyada con dinero público no terminan ahí. El documento señala, en relación al speed, que "es muy recomendable utilizar un turulo personal e intransferible para evitar el contagio de enfermedades" y que "para evitar hemorragias nasales conviene pulverizarlo bien". La Asociación también indica que "tras su uso [de speed], es recomendable aspirar agua tibia, preferentemente salina, para limpiar las fosas nasales y evitar acumulaciones de sustancia que pudieran dañarla". La guía, que puede leerse por completo en Scribd, recoge además que "los psicofármacos (tranquilizantes, ansiolíticos, etc.), al igual que otras sustancias hoy ilegales, pueden estar dirigidos a mejorar nuestra salud, pero cuando se utilizan de modo inadecuado pueden ser perjudiciales". Tras la polémica suscitada, el Ayuntamiento de Zaragoza ha tildado la denuncia del PP de "falsas afirmaciones", acusando a Jorge Azcón de haber sacado "de contexto frases de de manera aleatoria y malintencionada".

El equipo de Gobierno consistorial señala que Zaragoza lleva trabajando siguiendo estas líneas varias años, con la publicación de la Guía de información sobre drogas o el folleto Sal de dudas. A pesar del comunicado del Ayuntamiento, lo cierto es que numerosas frases de la guía actual parecen incitar al consumo de drogas, equiparando al mismo tiempo medicamentos de curso legal, que pueden contar con efectos adversos si se abusa de ellos, pero que en todo caso están desarrollados para determinadas indicaciones terapéuticas. Banalizar los perjuicios que las drogas, sean ilegales como la cocaína y la marihuana o legales como el tabaco y el alcohol, puede minusvalorar los riesgos que su consumo entraña, además de que no se debe equiparar el daño que puede hacer en el cuerpo el consumo de speed o de MDMA con tomar un café al día, por citar un ejemplo. No obstante, el texto de la polémica no ha sido publicado por el Ayuntamiento de Zaragoza, que, sin embargo, sí ha financiado su edición a través de la Junta Municipal del Casco Histórico.