Los asistentes virtuales están aquí para quedarse. Se cuentan por decenas las compañías y servicios que, al rebufo de referentes en el campo como la Siri de Apple o la Cortana de Windows 10, buscan integrar un ayudante digital en sus productos. Sorprende, eso sí, que la última gran gigante en apostar por ello sea una compañía de la industria del videojuego: Ubisoft, la compañía detrás de sagas archiconocidas como Assassin's Creed, ha anunciado hoy que están trabajando en Sam.

Definido como un asistente personal de juego con el que buscan mejorar la experiencia de los usuarios a la hora de jugar a videojuegos, Sam ya se encuentra en fase de beta abierta en Canadá. El funcionamiento es simple: aprovechando la información del perfil del jugador en el Ubisoft Club, desde su biblioteca de juegos hasta los perfiles de sus amigos, Sam ofrece consejos e información adaptados a medida, ya sea mediante chat de voz o de texto. Por el momento, eso sí, funcionalidades como el "Inicio de sesión diario" tan solo se encuentran disponibles en Rainbow Six Siege e irán llegando, al tiempo que se añaden otras, a otros videojuegos en el futuro cercano.

Ubisoft afirma, además, que pretende hacer llegar Sam a otros mercados durante los próximos meses. En cuanto al apartado más técnico, Sam aprovecha el programa Dialogflow Enterprise Edition de Google Cloud, una suite que aprovecha el procesamiento del lenguaje natural para generar patrones de conversación que ayudan a interpretar y resolver las cuestiones y comentarios de los usuarios. Es un añadido con potencial en la industria del videojuego pero, evidentemente, hablamos de una alternativa algo limitada, centrada en la oferta de videojuegos de Ubisoft. ¿Marcará Sam el camino a seguir para gigantes como Sony, Microsoft, Nintendo o Valve?