Twitter tiene muchos temas pendientes en lo que al Brexit se refiere. Después de que saliera a la luz la posible injerencia rusa en el referéndum británico, el comité Digital, Culture, Media and Sport de Reino Unido (DCMS, por sus siglas en inglés) pidió a Facebook y Twitter que investigaran las cuentas relacionadas con el Kremlin. La solicitud tuvo lugar después de que una investigación de la Universidad de Londres identificara más de 13.000 cuentas falsas en Twitter que estuvieron activas durante la votación y que desaparecieron poco después.

La red social afirmó en una carta que habían examinado la investigación y que, de las cuentas que se identificaron, solamente un 1% fueron registradas en Rusia. "Si bien muchas de las cuentas identificadas por City University violaron las Reglas de Twitter con respecto al correo no deseado, en este momento, no tenemos pruebas suficientemente sólidas para permitirnos vincularlas de manera concluyente con Rusia", afirmó Nick Pickles, jefe de políticas públicas para Twitter en Reino Unido.

Por otro lado, la plataforma explicó que habían suspendido más de 6.000 cuentas antes de que su publicara la investigación de la Universidad de Londres. La mayoría de ellas (99%) fueron bloqueadas por correo no deseado, mientras que las restantes fueron desactivadas por razones no especificas y un número pequeño de las mismas siguen estando activas por no incumplir las reglas de la red social.

"Como dijimos en nuestra carta anterior, estas acciones defensivas no son visibles para los investigadores que usan nuestras API [interfaz de programación de aplicaciones] públicas; sin embargo, son una parte importante de nuestro enfoque proactivo y tecnológico para abordar estos problemas", concluyo Pickles.

Sin embargo, el DCMS no parece estar satisfecho con las respuestas de Twitter y ha acusado a la compañía de eludir las preguntas del comité parlamentario que está investigando la actividad rusa en el Brexit. "Me temo que hay preguntas pendientes... que Twitter aún no ha respondido, y algunas más que provienen de su última carta", señaló Damian Collins, el presidente del comité de DCMS.

En concreto, el DCMS quiere saber cuántas cuentas estaban controladas por Rusia, aunque no fueran creadas en este país, además del número de cuentas que tienen características parecidas con las que ya se han vinculado con el Kremlin. A pesar de que no se haya podido establecer un vínculo confirmado con Rusia, el comité quiere acceder a toda la información, así como saber si los usuarios de las más de 13.000 cuentas eran bots o usuarios físicos, quien controló estas cuentas y quien eliminó los tweets una vez que se finalizó el referéndum del Brexit.

Damian Collins añadió que la "imposibilidad de obtener respuestas directas a estas preguntas, sean las que sean, es simplemente una preocupación creciente sobre estos temas, en lugar de tranquilizar a la gente".

Por su parte, Facebook ha cedido a las presiones y ha afirmado que realizará una investigación más amplia para saber más sobre la presunta injerencia rusa en las elecciones de Reino Unido en 2016. "Nos comprometemos a hacer todos los esfuerzos razonables para establecer si hubo o no una actividad coordinada similar a la que se encontró en los Estados Unidos", sostuvo Simon Milner, director de políticas de Facebook en Reino Unido. Los resultados de dicha investigación se enviarán a las autoridades tan pronto como se hayan descubierto nuevos datos o evidencias que arrojen más luz sobre el escándalo de la supuesta influencia rusa en el Brexit.