La llegada del fin del roaming va a traer consigo algo más que la desaparición de las tarifas diferenciadas cuando se viaja al extranjero: el acuerdo de la comisión para tumbar el roaming también traia consigo la anulación de los límites locales del streaming cuando se viaja fuera del país, pero por diversas circunstancias no terminó aplicándose en el mismo momento en el que decíamos adiós al streaming.

El hecho de levantar los límites regionales a los servicios de streaming de vídeo o de música era una de las peticiones más comunes de los usuarios, que incluso veían como medios públicos, algunos con contenidos derivados de fondos de la UE, limitaban su visualización de forma permanente a usuarios que estaban fuera de su país de origen por motivos temporales o vacaciones, o dicho de otro modo, impedían su visualización fuera de las fronteras físicas de su emisión.

Ahora la Unión Europea ha anunciado que, a partir de abril, se suprimen de forma permanentes estos límites, y que los ciudadanos europeos podrán hacer uso de su catálogos de contenidos en streaming fuera de su país de origen. Eso sí, hay ciertas limitaciones, aunque habrá que ver el texto definitivo con el que se pone en marcha este levantamiento de los límites del streaming, y se refiere sobre todo a la diferencia entre servicios de pago o servicios gratuitos o públicos.

Por ejemplo, los proveedores de servicios de contenidos de pago como Netflix, MyTF1 o Spotify podrán verificar el país de residencia del abonado utilizando medios como los datos de pago, la existencia de un contrato de Internet o comprobando la dirección IP, pero siempre que sean servicios de pago tendrán que ajustarse a las nuevas normas y levantar la restricción geográfica. En cambio, los servicios prestados sin que medie pago (como las televisiones o radios públicas) tendrán también la posibilidad, si así lo deciden, de ofrecer esta opción a sus abonados.

Falta todavía por conocer las limitaciones, los supuestos en los que se aplicará y el día concreto de su entrada en vigor, pero sea como sea, a partir de abril se acaban los límites para el streaming en Europa.

Actualización 2 de abril, 17:15: La Comisión Europea ha anunciado que esta nueva norma ya es efectiva para todos los ciudadanos de territorio europeo a través de un comunicado oficial. La medida se aplicará únicamente a los servicios de pago, tales como Netflix, y permitirá que millones de personas (la cifra se eleva hasta 72 para 2020) hagan uso de sus plataformas de suscripción mientras viajan con el contenido que disponen originalmente en el país en el que residen. Esta medida, aseguran desde la Comisión, ayudará también a que más gente decida contratar un servicio de pago.