El cuarto trimestre del año fiscal 2017 de Samsung Electronics no ha dado sorpresa alguna a los accionistas. La compañía ya avanzó hace unas semanas los resultados que esperaba, y los que ha reportado hoy van en esa línea. Ya no es ninguna sorpresa que la estrella es la división de semiconductores, en la que se encuentran componentes como almacenamiento móvil, de escritorio y servidores, memoria RAM y procesadores.

Samsung ha logrado un beneficio récord de aproximadamente unos 14.200 millones de dólares, superando la cifra récord del anterior trimestre y creciendo un 64,30% respecto al mismo período del año anterior en ganancias. En ventas, Samsung ha crecido un 23% en ese mismo período, por lo que se nota mucho el incremento de los precios de los componentes, en su mayoría.

Las ventas de componentes han crecido un 42%, reportando un incremento en beneficios del 120%. Samsung lo achaca al éxito de las ventas de memoria, tanto de móvil como de SSD para servidores. Para los trimestres venideros, Samsung jugará la carta de la transición hacia el almacenamiento de 64 capas de las V-NAND. En el apartado de procesadores y sensores móviles, el ritmo ha sido algo menor debido a la estacionalidad, pero esperan que en el próximo trimestre las ventas sean fuertes gracias a los nuevos sensores ultrarrápidos, la adopción de la doble cámara y a los procesadores, que a buen seguro podremos ver en el Samsung Galaxy S9. La división de semiconductores ya factura más que Intel.

Son los componentes, y no la división móvil, los que hacen que Samsung esté logrando crecer más y más.

Los resultados del negocio de pantallas también eran muy esperados, pues Samsung tiene la exclusiva en lo que a fabricación de las nuevas OLED del iPhone X se refiere. Las ventas han crecido un 50%, indicando muy buena salud, pero los beneficios sólo han logrado crecer un 5%. En cualquier caso, ante la adopción de OLED de muchas otras compañías, la perspectiva no puede ser mejor.

El móvil es el gran "perdedor" del trimestre, pues aunque se mantiene fuerte, "sólo" ha crecido un 7% en ventas, mientras que ha decrecido un 3.2% en beneficios (por un incremento de costes en marketing), quedándose con aproximadamente 2.270 millones de dólares de beneficio, una cifra que pocos pueden emular en la industria móvil. Aun así, el trimestre fuerte para Samsung en móvil es el segundo, donde se notan los efectos del superventas del año, el Galaxy S de turno. Según Samsung, las ventas han decrecido en unidades, pero han crecido las unidades de modelos de gama alta como el Galaxy Note 8, con lo que el precio medio de venta ha subido.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.