James Dolan, creador de SecureDrop, un software sumamente conocido e importante para el periodismo digital, que permite el envío de información totalmente anónima ha muerto a los 36 años. De acuerdo a la organización no gubernamental internacional sin ánimo de lucro Freedom of the Press Foundation, la causa fue, lamentablemente, suicidio.

Dolan creó SecureDrop junto a Aaron Swartz, quien también cometió suicidio a los 26 años en 2013 y Kevin Poulsen, quien actualmente trabaja en la revista Wired.

El legado de Aaron Swartz: sus 5 mayores contribuciones

SecureDrop fue creado originalmente para El New Yorker, pero con los años ha sido adoptado por un sinnúmero de medios que ofrecen la posibilidad que personas envíen información aumentando significativamente su anonimato.

Los motivos por los cuales James Dolan ha decidido suicidarse no son claros pero de acuerdo a Trevor Trimm, Director Ejecutivo del Freedom of the Press Foundation, quienes eran sus empleadores y donde él trabajaba para mantener el proyecto de SecureDrop, sufría de trastorno de estrés post traumático por ser parte de los Marines durante la guerra de Irak.

En 2013, cuando el New Yorker implementó SecureDrop –en aquella época lo llamaban StrongBox– Kevin Poulsen escribió algunas palabras sobre Dolan:

En Nueva York, un experto en seguridad informática llamado James Dolan convenció a un trio de colegas de la industria para encontrarse con Aaron [Swartz] para revisar la arquitectura y después el código. Quería estar seguro que el sistema no podría ser comprometido y que las fuentes e informadores puedan enviar documentos de forma tan anónima que ni los medios de comunicación serían capaces de decirle a gobiernos de dónde vino la información. James escribió una guía paso a paso detallada para que las organizaciones puedan implementar el código. «Suele exagerar un poco», dijo Aaron en un email, «pero en este caso no es algo malo».

Dolan era una persona sumamente privada, y más allá de la información en la web del FPF, este artículo es de las pocas referencias que hay hacia el y su trabajo, que hoy es invaluable. Su muerte es una gran pérdida para el periodismo digital, para la libertad de la información y la libertad de expresión.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.