2017 acabó para Huawei de la mejor forma posible: tercer puesto a nivel global, fortaleza en mercados clave y la apertura de puertas del mercado estadounidense casi cerrada para 2018. Pero escasos días antes de producirse el anuncio de su llegada a EE.UU. junto a AT&T, la operadora estadounidense (una de las más grandes del mundo) canceló las negociaciones y rompió por completo el acuerdo, tal y como Hipertextual informó el pasado lunes.

Ni Huawei ni AT&T han ofrecido un comunicado oficial al respecto, pues la alianza entre ambas compañías ni siquiera había sido anunciada oficialmente (se esperaba que ocurriera durante el CES 2018). No obstante, el medio estadounidense The Information, quien asegura haber accedido a documentación confidencial, informa que el acuerdo entre ambas compañías fue cancelado a última hora por "presiones políticas" del Gobierno estadounidense.

AT&T y las presiones políticas han arruinado por completo el CES de Huawei.

Supuestamente, miembros del Senado y comités de inteligencia enviaron una carta a la Comisión Federal de Comunicaciones levantando ciertas preocupaciones sobre la comercialización de productos de Huawei en uno de los grandes operadores estadounidenses.

En dicho documento, remitido a la FCC el pasado 20 de diciembre, se citan informes del comité de inteligencia que vinculan a la empresa china con el Partido Comunista y los servicios de inteligencia y seguridad del país. Huawei, por su parte, ha negado en varias ocasiones la existencia de lazos entre la propia compañía y los servicios de espionaje de su nación.

La cancelación del acuerdo ha supuesto un gran revés para la compañía asiática, que esperaba entrar en el mercado estadounidense tras varios intentos fallidos durante los últimos años. El acuerdo, según informaciones previas, llevaba negociándose varios meses, e iba a ser anunciado durante el CES 2018.