Después de Estados Unidos, Israel, Francia e Italia, ha llegado el turno de Corea del Sur. Un grupo de consumidores ha demandado a Apple por acortar intencionalmente la vida de sus iPhone, acusándola de destrucción de la propiedad y fraude.

La queja fue presentada por el grupo de defensa surcoreano Ciudadanos Unidos por la Soberanía del Consumidor (CUCS, por sus siglas en inglés), el cual también representa a unos 120 demandantes en una demanda civil contra Apple presentada a principios de este mes, informó Reuters.

Al igual que las otras demandas internacionales que enfrenta la empresa de Cupertino, la nueva queja se centra en el lanzamiento de iOS 10.2.1 en 2016, el cual incluía una función que afectaba a la CPU para los modelos iPhone 6, 6s y SE. Dicha función sirve para intencionalmente "suavizar" el suministro de energía de baterías que están frías, viejas o bajas de carga, lo que genera que el equipo se enlentezca.

La denuncia en el país asiático fue realizada el jueves 18 de enero, el mismo día que en Italia que la Autoridad Garante de la Competencia y del Mercado (AGCM) dio a conocer que ha iniciado dos investigaciones por separado en contra de Apple y de Samsung para determinar si explotan las deficiencias de algunos componentes para reducir el rendimiento de sus dispositivos a lo largo del tiempo e inducir a la compra de nuevos modelo.

Apple también es investigada en Francia, donde la obsolescencia planificada es ilegal, por el problema de la desaceleración de la batería de sus iPhone anteriores. De igual forma, se han presentado diversas demandas en los estados de Nueva York, California e Illinois (Estados Unidos) por intencionalmente ralentizar sus móviles a medida que las baterías envejecen y en Israel, donde enfrenta una denuncia por 125 millones de dólares por el mismo motivo.

Tim Cook, CEO de Apple, anunció el miércoles pasado que la próxima actualización de iOS tendrá la opción de desactivar la ralentización. Tras la admisión de la empresa en diciembre pasado de que intencionalmente enlentece la batería de los iPhone anteriores, la empresa de Cupertino se disculpó por haber la ralentización intencional de sus modelos anteriores, pero ha destacado que lo hizo para prolongar la vida de la batería y no para incitar a la compra de nuevos equipos. Además, realizará el reemplazo de baterías fuera de garantía por 29 dólares en Estados Unidos, 29 euros en España y 649 pesos en México a lo largo del año.