Parte importante del buen recibimiento que han tenido los AirPods está en la simpleza en el proceso de onboarding y configuración de los auriculares. A diferencia de otros productos Bluetooth, emparejarlos con un iPhone solo requiere abrir la caja y presionar un botón. Configurar por primera vez un HomePod será un proceso igual de simple, de acuerdo a un video publicado por Guilherme Rambo en 9to5mac.

El proceso funciona de la siguiente manera: una vez que se encienda el HomePod por primera vez, aparece una tarjeta de notificación con una animación del producto en cualquier dispositivo con iOS que se encuentre cerca, exactamente de la misma manera en que funciona con los AirPods. El emparejamiento se puede hacer de dos maneras:

  1. Por medio de un tono de sonido único que emite el HomePod y es escuchado por el iPhone. Con esto sería suficiente, no hay acción alguna necesaria por parte del usuario.
  2. Por medio de una contraseña de cuatro números dictada por Siri desde el HomePod, que hay que escribir en la tarjeta de notificación. Particularmente útil para dispositivos iOS que no tienen micrófono.

Una vez iniciado el emparejamiento, se configuran diferentes servicios:

  1. HomeKit: se selecciona en qué habitación está ubicado el HomePod.
  2. Siri: se elige el idioma del asistente de voz.
  3. iTunes y iCloud: se transfiere configuración de datos sincronizados, incluyendo la contraseña Wi-Fi y cuenta de Apple Music, música que haya guardada en iTunes, etcétera.

Una vez terminado el proceso, el HomePod será totalmente funcional. Tendrá acceso al calendario, notas, mensajes de texto, recordatorio, Apple Music y iTunes, pero si te alejas del dispositivo (por ejemplo, sales de casa) no se podrá acceder a la información, solamente a la música.