El CES sigue siendo una gran escaparate para la intersección entre el motor y la tecnología. Desde el simple coche conectado que veíamos de forma incipiente hace unos años hasta las soluciones 100% autónomas de reparto que Toyota presentó en el seno de la feria de Las Vegas. Aunque en la mayoría de las ferias tecnológicas el coche se ha convertido en uno de los protagonistas más importantes, este CES ha sido también el escaparate para la concepción de la base del coche del futuro.

https://hipertextual.com/2018/01/harman-bixby-samsung-coche-autonomo

En este sentido, Cisco y Hyundai han anunciado una colaboración para crear el coche "hiper-conectado" que abra la puerta al futuro de la automoción, en la que tanto la autonomía como la conexión son los pilares fundamentales. La idea de ambas compañías es generar una red de coches hiperconectadas e integrada que albergue a todos los coches premium de Hyundai a partir de 2019.

La idea es la servir de base para, en palabras de la compañía, impulsar la innovación dentro del vehículo a través de una plataforma altamente configurable y segura, que permita diseñar e integrar nuevos servicios y proporcionar actualizaciones inalámbricas vía OTA en cualquier situación haciendo uso de lo que han denominados Software Defined Vehicle (SDV, Vehículo Diseñado por Software)

Hasta 1Gbps de conexion y actualizaciones OTA

En este sentido, se espera que con los esfuerzos de ambas compañías se den las primeras soluciones para alcanzar velocidades de 1Gbps Ethernet, incrementando significativamente el ancho de banda en el vehículo, una de los pilares fundamentales, junto con la baja latencia, para el futuro del coche autónomo y de los servicios inteligentes integrados. Con todo ello, ambas compañías esperan que el software del coche del futuro tenga mayor flexibilidad que las soluciones actuales, y permita reducir costes y mejore la seguridad.

Aunque no está del todo claro si estará disponible para su integración otros fabricantes, la idea es generar una ecosistema lo suficientemente potente para servir de puente entre coches e infraestructura de las ciudades, de forma que los vehículos puedan comunicarse con semáforos y parquímetros en tiempo real.